feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

El Perfume. Los Perfumes. Sociología del olor. El mundo del Perfume (I)

Alejandro Magno. Muy aficionado al perfume. Lacasamundo
Alejandro Magno. Muy aficionado al perfume

De los cinco sentidos el del olfato es el que tradicionalmente ha sido menos valorado. Pareciera que su presencia nos recordara nuestra condición animal. Será por eso por lo que el  filosofo Inmanuel Kant  lo degradó estéticamente, exiliándolo del horizonte humano. Antes, en su jerarquía de los sentidos,  Aristóteles ya le había menospreciado lo suficiente, y Santo Tomas de Aquino, siguiendo al pensador griego, pensaba que no era un sentido que llevara precisamente a la salvación de las almas. El olfato ha sido considerado siempre como el más salvaje de  nuestros sentidos. Un don natural que nos recuerda constantemente lo que en definitiva somos: animales. Esto es biológicamente inobjetable, pero intelectivamente molesto. Es decir, parece difícil aceptar que las pautas de cortesía entre los humanos pasaron, en algún momento de su evolución, por olerse mutuamente las posaderas. 

     El olfato es un poderoso sentido que permite, en ausencia de otros, realizar un completo mapa del medio. No en balde algunos animales obtienen de el una información tan completa del mundo que les rodea que su utilidad extrema atenúa la virtualidad del resto de los sentidos. Las hormigas, por ejemplo,  dirimen con su uso la pertenencia o no al mismo hormiguero; si el olor no es familiar pelean hasta la muerte. Este extremo gregarismo de estos bichitos garantiza la supervivencia del resto de las especies: son tan abundantes que hubieran dominado el planeta solo por su número. Los insectos, en general, han hecho del olfato su sentido básico de identificación. Las serpientes refuerzan sus fosas nasales con la extrema sensibilidad de su lengua. Y los peces, pese a lo que puede parecer, también lo tienen: el salmón según se cree lo utiliza para orientarse hacía su lugar de nacimiento. Los gusanos de seda son capaces de identificar aromas sexuales de sus parejas en una proporción increíblemente pequeña. Son el ser vivo con mayor capacidad olfativa, muy superior a la de nuestros buenos amigos, los perros, que aún así, tienen 200 millones de receptores olfativos mientras que nosotros nos conformamos con sólo unos 10 millones, en consonancia con el tamaño de nuestra nariz, claro. Un perro, por ejemplo, es capaz de detectar la huella dejada por un sujeto bastantes días después de que éste haya dejado un rastro. 
Alambique para la obtención de perfume. XIX. El procedimiento utilizado: al baño-maria
Alambique para la obtención de perfume. XIX. El procedimiento utilizado: al baño-maria

     Todo lo que desprende partículas, moléculas para ser mas preciso, puede producir olor. El oro y el cristal, hasta donde nosotros sabemos, no huelen. Tampoco huele ninguno de los elementos de la tabla periódica, con excepción de 7 de ellos. La forma de las moléculas es la que determina el olor, pero incluso dos moléculas de idéntica forma pueden producir olores diferentes, lo que sugiere que hay otro determinante que incide en el olor, y que algunos científicos identifican con la vibración de esas moléculas. Curiosamente el asesino de "el perfume" de Patrick Süskind, carecía de olor corporal,  pero esto es ya ficción, visto lo referido. Para que el olor se transmita debe existir un medio que lo permita; el aire o el agua ¿Huele el espacio exterior? Pues al parecer sí. Los astronautas refieren una impregnación odorífera en sus trajes,   parecida remotamente a una mezcla de barbacoa y soldadura. Es el eco olfativo de un Universo con colosales procesos de combustión: estrellas que nacen y mueren constantemente. 


     El olor es un proceso químico que se inicia en las células olfativas y acaba como impulso eléctrico en su destino final; el córtex frontal. El olfato tiene, por decirlo de alguna manera, un canal directo con el cerebro.  Podemos rastrear el progreso de la especie humana a través de los olores; es mas,  no hay historia de la humanidad sin olor. Ese decorado de acontecimientos que nos ha precedido en el tiempo quedaría huérfano de un aspecto vital si no consideráramos el olfato.  No nos damos cuenta porque vivimos permanentemente en una burbuja olfativa,  una atmósfera de olores, pero aquellas personas que sufren la perdida del sentido del olfato, lo que se llama anosmia, refieren un vacío intenso, una perdida estimulativa que han llegado a comparar con la ceguera. Quizás, pensando en esta parte del decorado de la  Historia que se ha ignorado,  en la ciudad de Herculano, vecina a Pompeya,  se ha abierto un museo en el cual se recrea virtualmente la civilización romana, pero en este caso con una peculiaridad importante,  en este museo se ha incluido también el olor como un elemento más. Más próximo geográficamente, encontramos en el Museo del Ejercito, en la ciudad de Toledo, la recreación del despacho del coronel Moscardó tal y como quedó tras el asedio del Alcazar de la ciudad durante la Guerra Civil Española. Impresiona el destrozo de una guerra, pero es el olor de aquella sala el que permite una evocación más intensa de aquel drama civil. El olor, en este caso, ofrece un testimonio al menos tan vivo, como el que nos permite la vista. Si fuera posible empaquetar el olor de aquella contienda, con el fin de que las generaciones futuras tuvieran una experiencia sensitiva más amplia, este recinto lo ofrece: es el olor de la Guerra Civil Española.


Museo Archeologico virtuale Ercolano. Un Museo en el que además, se huele.

     El olor deja  una huella en nuestro cerebro capaz de revivir recuerdos que creíamos olvidados ¿Quién no  ha evocado situaciones pasadas a raíz de oler una fragancia? Probablemente todos.  Pero si nos fijamos bien, los recuerdos que nos permite evocar el olor tienen una particularidad, no remiten directamente a los hechos ni acontecimientos pasados, sino que apuntan a las emociones que sentíamos al presenciarlos. Ello hace pensar que el carácter primitivo del olfato, ese canal directo del que hablábamos mas arriba, le permite acceder directamente al cerebro, por lo que sus marcas son más intensas que las de los otros sentidos. 

     El olor es el sentido más subjetivo de todos porque su acción refiere a sensaciones personales del sujeto. Además, con excepción hecha de un número muy reducido de olores que son valorados positivamente por la mayoría de las culturas, los olores que consideramos agradables están muy vinculadas a nuestro espacio cultural. A este fenómeno se le ha denominado "efecto Proust", y es que el escritor Marcel Proust aborda un viaje por su memoria en su colosal obra "A la búsqueda de los tiempos perdidos", y todo por la poderosa evocación que le produce el olor de la bollería caliente.  Pero no es el único, pensamos también en James Joyce reconstruyendo su infancia  saltando de un olor a otro (Retrato de un artista adolescente) O Henry Miller también, y su desvergonzada prosa, ese eterno mozalbete que gozaba con los olores concupiscentes de sus múltiples parejas. Y hasta el bueno de Ghandi, el adalid de la independencia India,  sintiendo la silente y diaria amenaza que constituía para su país el olor de las deposiciones de 600 millones de personas en los espacios públicos


Pietro della Vechia: "Los cinco sentidos; el olfato". Lacasamundo
Pietro della Vechia: "Los cinco sentidos; el olfato"

     Pero el olor nos hace incluso transparentes. Nos explicamos. Quién no ha oído hablar del olor del miedo o del amor, pulsiones que sí  son percibidas por los otros sentidos pero que también dejan una huella intensa en el olfato. Fijaos bien, el olor tiene hasta un componente ideológico, se nos ocurre pensar en los aromas patrióticos de la Revolución Francesa, como el llamado jabon constitucional o la pomada Samson, esta última por alusiones al verdugo de la ciudad de París que se encargó de decapitar a Luis XVI, y que curiosamente se convirtió en un devoto monarquico por la vía de la compasión. A estos daban la replica los partidarios del Antiguo Régimen, desdeñando la Revolución con el uso en la pechera del agua de la reina o con olorosas pastillas de almizcle que acabaron por darles incluso el nombre a alguno de ellos pues llegaron a ser conocidos como muscadin (almizcle en frances se traduce por musc). 
     Actualmente no es desdeñable la intención de utilizar el olor como arma policial o militar, imitando en esto el uso que determinados animales hacen de sus hediondas esencias, piensesé en la mofeta. O el uso que una multinacional japonesa de la electronica está dando al mundo de los aromas en sus tiendas, y ello con el fin de fijar en los consumidores no sólo visualmente la marca, sino también olfativamente, en una suerte de aromaterapia del marketing. Poderosos olores han sido incluso utilizados para reanimar a aquellos que pierden la conciencia, las sales de amoniaco, por ejemplo, son como cuchillos aromaticos incapaces de soportar para aquellos que sufren desfallecimientos de naturaleza vagal. En el paisaje común de nuestros recuerdos se instala la imagen manida de la señorita romantica del XIX, desfallecida por cualquier naderia, y a la que la caricia de un frasquito conteniendo amoniaco o formol la hacen recuperar la conciencia. Los levantadores de pesas, y desconocemos el motivo, huelen un recipiente -al parecer contienen amoniaco- antes de iniciar su competición.

     El olor empezó a asociarse negativamente a grupos sociales. Hitler decía que los judios olian y que ese era el distintivo de su moho moral. Los blancos se quejaban del olor de los negros, y los negros del olor de los blancos. Los primeros brotes xenófobos en el Japón del siglo XVI respecto a los europeos, vinieron determinados por el extraño olor de los misioneros blancos. Malcom X un lider afroamericano también pensaba que los blancos olian diferente. Y a los esquimales el olor de los blancos les parece desagradable, siendo esta impresión reciproca. Los niños huelen de una manera y los viejos de otra, parece que en este sentido el olor acompaña al tiempo pues el uno huele a nuevo y el otro a caduco. Huelen las casas, los pueblos y las ciudades, los países y los Continentes, de tal manera que la sensación íntima del viaje no empieza hasta que nuestras narices no empiezan a trabajar aromas que nos son extraños. Huele, o supuestamente debe hacerlo, "La piedra filosofal", esa quimérica sustancia capaz de transmutar todos los metales víles en oro. Al menos así lo sugiere un texto pseudoalquímico (El Libro de Morieno)  mentado por Reinhard Federmann ("La alquímia"). Y también huele El Infierno, y mucho. Decimos esto porque San Arsenio, uno de esos santones un poco majaretas de los primeros siglos del cristianismo, tenía la celda donde vivía cubierta de excrementos e inmundicias, cuyo olor le empujaba a perseverar en su retiro ante la insufrible fetidez del Averno


Entradas(post) sobre la historia del Perfume publicados hasta la fecha


Nota: Nuestro enlace a la bibliografía completa se activará con la última entrega