feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

La Emperatriz Sissi. El fin. Muerte de un Imperio (III)


Cadaver de Rudolf, hijo de Sissi
Cadaver de Rudolf, hijo de Sissi
 
El Emperador insta a su hijo a romper aquella relación inmediatamente.  Las presiones parecen hacer mella en Rodolfo que se aviene a obedecer a su padre, no sin antes hablar con su amante en Mayerling. El enfrentamiento de aquella jornada entre padre e hijo debió adquirir tintes apocalípticos. Aquí llega la versión oficial; Rodolfo muere de una apoplejía, pero en realidad mata por amor a Marie Vetsera y después se suicida pegándose un tiro. Descubiertos los cadáveres, El Emperador ordena que hagan desaparecer el de Marie Vetsera. Utilizan para ello una escoba con el fin de mantener el cuerpo de la joven erguido y hacer creer a los pocos testigos del pabellón de caza de Mayerling  que ella permanece viva. La enterraran malamente y de forma apresurada el mismo día de los funerales de su amante.
Marie Vetsera
Marie Vetsera

     Como a los suicidas les está prohibido el suelo sagrado, aducen aquella crisis como causa de la muerte con el fin de permitir que su hijo sea enterrado conforme al rito católico. Sea como fuere las noticias vuelan. Todos saben de la inestabilidad mental del heredero y dan por probable la versión del suicido; El Vaticano no permite un funeral en sagrado. El Emperador decide entonces enviar una carta personal al Papa en la que, al parecer, expone una serie de detalles que nunca han sido hecho públicos. Por fin llega la autorización de Roma y el heredero es enterrado con toda la pompa que es capaz de proporcionar un Imperio que también, a su manera, se sabe caduco e intuye el ocaso. Nunca se supo del contenido de aquella carta y la familia imperial aceptó como buena la versión del suicido:  Rudolf, que estaba decidido a separarse de su mujer, concibe la idea de un suicidio por amor en Mayerling: primero mata a la baronesa y después se dispara él. Como así pareció suceder. Punto y final….

Una de las últimas fotos de la pareja: Vetsera y Rudolf antes de la tragedia de Mayerling
La Emperatriz Sissi, muy celosa de su intimidad. La muerte de su hijo acentuaría sus fobias
La Emperatriz Sissi, muy celosa de su intimidad. La muerte de su hijo acentuaría sus fobias

    ¿O no? Aquí podría terminar la historia trágica del hijo de Sissi, pero no es así. Muchas piezas no encajaban desde el principio. Descartada la apoplejía, casi desde el primer momento, la versión del suicidio empieza a ponerse en tela de juicio. Para empezar, muchos de los testigos en los funerales de estado que tuvieron la oportunidad de contemplar el cadáver observaron como al Príncipe le faltaba una de sus manos. Esta mutilación se había intentado disfrazar rellenando el guante de una prótesis de goma.
Otra versión controvertida de la tragedia de Mayerling presenta a Marie Vetsera como hija natural del Emperador, lo que hacía imposible las relaciones entre Marie y Rudolf al ser hermanastros. Presionado por su hijo, el Emperador se ve obligado a confesarle este secreto llevando al Príncipe Rudolf a un punto de desesperación que haría más verídica la posibilidad del suicidio.
En el informe forense se habla de que la bala que había matado al heredero entró por la sien izquierda y salió limpiamente por la derecha sin  apenas dejar marca, pero el casquillo jamás fue encontrado y Rudolf era diestro. Otros informes extraoficiales mencionan que no había tal herida en la sien, sino que el orifico de entrada se encontraba en la parte posterior de la cabeza, lo que de paso justificaría los grandes destrozos en el cráneo que se pudieron observar en los funerales de estado, cuando la cera con la que se había intentado adecentar el rostro de Rudolf empezó a derretirse por el calor. Le Figaro, el diario francés, daba por hecho  que se trataba de un asesinato político. Así mismo, el Príncipe de Gales, en correspondencia mantenida con su madre, la Reina Victoria, habla también en parecidos términos. Bismarck, el canciller de hierro, recibe informes de su agregado diplomático en  Viena que estima como asesinato político la muerte del heredero. Muchos años después, al inhumarse los restos de la baronesa Marie Vetsera, se observó que su cráneo no presentaba impacto de bala alguno, por lo que de ser muerta por su amante, habría recibido el tiro en otra zona, hecho este bastante insólito en los suicidas. 
Luto de la Emperatriz

     La investigación se cerró de forma apresurada y no se conserva documento alguno sobre la misma. Bueno, sí: un papel en blanco nada más. La habitación en la que pasaron su ultima noche los amantes, cuyo desorden tenía extraña justificación, fue demolida y reformada como lo fue casi todo Mayerling. Los asuntos de familia, si es que hubo más, quedaron como suele suceder en las monarquías de entonces y de ahora: sublimadas en esos fantasmas que parece representar de alguna manera la mala conciencia: lo que tuvimos que hacer, lo que hicimos y lo que deberíamos de haber hecho
Funerales por el Príncipe Rudolf
Funerales por el Príncipe Rudolf

     Sissi estuvo presente en aquellos funerales de estado. Tenía cincuenta y dos años y ya sólo el eco de aquella belleza que la había venido acompañando hasta hace bien poco. Si algo quedaba de la fogosidad que la llevo a Viena antes de que cumpliera los veinte años, se iba ahora con su hijo. No era del todo inocente, porque al parecer fue una de las siete u ocho personas que estuvieron al tanto de los pormenores de aquella muerte, pero tampoco pudo hacer nada por salvar a su hijo pues fue informada una vez consumados los hechos.
Última foto de la Emperatriz 1898. Territet, junto a Irma Sztaray. Años antes, cuando la Emperatriz recibió en Lainz el telegrama que le comunicaba la muerte de su hermana, Sofía Carlota, en el incendio de la Caridad de París estuvo a punto de enloquecer y tuvo la certeza de que toda la familia Imperial moriría de forma trágica.

     Desde entonces el negro fue su color, y no sólo en sus prendas de vestir, nada mas utilizaba perlas de color negro o azabache. Si de natural había sido refractaria a la corte ahora su distancia se había recrudezido. Durante los últimos años de su vida utilizó toda una suerte de accesorios para ocultar su rostro: velos, sombrillas, abanicos. La muerte de su hijo la había golpeado de una forma trágica, pero también nos inclinamos por pensar que su naturaleza, un punto depresiva,  habían dejado marcada su belleza con el sello inexorable del paso del tiempo. Su introversión se dirigía decididamente hacia la misantropía, y aun siendo la Emperatriz, los testimonios gráficos que de ella se poseen son muy escasos. De hecho, su estancia en un hotel del Lago Léman, allí donde la encontró la muerte de la mano de un anarquista italiano, la intentó enmascarar tras un título nobiliario de orden menor en el libro de registro del establecimiento. La indiscreción de un diario local (otra más en la larga lista de imprudencias del periodismo) acabó por rebelar su presencia, lo que de paso sirvió al italiano para hacerla su víctima. Por lo visto La Emperatriz, herida de muerte, se cubrió instintivamente con el abrigo que llevaba en esa ocasión. Lo utilizó como mortaja, era un abrigo de plumas de garza de color negro, por supuesto.

La Emperatriz Zita en una foto de 1892. Con ella terminó el Imperio Austrohúngaro.
Estefania de Bélgica legítima esposa de Rudolf y a la que este parecía detestar. La niña es hija de la pareja, Isabel María de Austría
Estefania de Bélgica legítima esposa de Rudolf y a la que este parecía detestar. La niña es hija de la pareja, Isabel María de Austría que con el tiempo sería conocida como la Archiduquesa Roja
Máscara mortuoria de Sissi. Lacasamundo.com
Máscara mortuoria de Sissi. Se encuentra expuesta en el Palacio Imperial de Viena. Museo Sissi; sólo el es capaz de atraer a medio millón de visitantes todos los años a la capital austriaca.

     Muchos años después, la ultima emperatriz del imperio austro-húngaro, Zita de Borbón-Parma, casada con el efímero emperador Carlos (1916-1918) que se ocupó de echar el cierre a este imperio, regresó a Viena. Ponía fin así a 60 años de exilio, autorizada a regresar a su país por la mediación ante el Gobierno austriaco del Rey del España, Juan Carlos I. Zita, que curiosamente había seguido parte del periplo de Sissi; exiliada primero  en Madeira, luego en España y muerta en Suiza, confesó que su marido, Carlos, le había pedido antes de morir que rehabilitara la memoria de Rudolf. Y las declaraciones de la antigua emperatriz,   tal y como muchos habían sospechado, vinieron a corroborar el hecho de que fue su propio padre: el Emperador Francisco José, el que llevado a una situación límite ordenó su muerte. Lo que Francisco José pretendía evitar debía de ser bastante grave como para sacrificar a su hijo y las huellas de esta agónica decisión se observaban en su rostro, en el cabello encanecido en apenas un par de días. A decir de muchos presentes el Emperador se presentaba bastante más desmejorado que el cadáver de su hijo. No es para menos.
     En cualquier caso Rudolf parecía saber demasiado, y a su pesar, se había convertido en protagonista y objeto de deseo de las complejas alianzas y los inconfesables acuerdos que llevarían al continente europeo, años después,  a la I Guerra Mundial.



Sissi Emperatriz consta de las siguientes entradas:



También les puede interesar:
agua
Lola Montez. La vida de una "caza fortunas" del siglo XIX. Nadie se pudo librar de sus encantos. Pudo incluso ser  Reina.
zapatos de Sissi
Los mil zapatos de Sissi. Un nuevo paseo por la vida de esta mujer. Esta vez hablamos de su numerosa colección de zapatos. Pocas veces utilizó dos veces el mismo par.