feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

La emperatriz Sissi. Vida y muerte de Sissi. El asunto Mayerling. ( Parte Segunda )

La Emperatriz Sissi. Vida y muerte.
Sissi. Su cabellera tardaba 24 horas en secarse

Luigi Luchen, el anarquista italiano que la rompió el corazón, se extrañaba de que aquella mujer; Sissi,  fuera una persona infeliz. Su ética anarquista, por lo visto, le impedía ajusticiar a sujetos desgraciados (supuestamente debían de tener bastante con su pesar), sólo personajes satisfechos que disfrutaran de la vida….No sabemos que pensar, pero esto tiene su enjundia. Nos gustaría creer que esta paradoja fue la que llevó al italiano al suicidio dentro de la cárcel, pero seguramente fueron otras las razones. Se hace un poco difícil transigir con una ideología tan feroz que, estime que es más licito castigar a aquellos que disfrutan de la vida, que a los que no lo hacen.
     Sissi tuvo varios encuentros con el fantasma de la familia. La leyenda sostiene que cuando algún miembro de la familia Habsburgo veía a la Dama Blanca, estaba asegurada la desgracia . Es difícil de creer, pero Sissi sufrió estos hitos de la tragedia que dejan huellas indelebles en cualquier persona: la hija del Archiduque Alberto, Matilde, de 18 años, en la ceremonia de coronación de Sissi como Reina de Hungría, esconde  un cigarrillo encendido entre los pliegues de su vestido; se quema. Veinte kilos de tela que la abrasan como si fuera una tea. Su primo Luis de Baviera, con el que intercambia poemas bajo el seudónimo de Titania, admiradores ambos de Heine y Byron(*) (y quizás tan enamorado de un joven perteneciente a la familia Thurn und Taxi como de ella misma), se ahoga misteriosamente en un lago. Su hermana, Sofía, aquella que debía haberse casado con el Emperador, un alma que irradiaba energía positiva, perece también víctima de esa amenaza recurrente del fuego, abrasada en Paris. Maximiliano, su cuñado, hermano del emperador, fusilado como consecuencia de esa loca aventura mejicana que emprendió. Pudo escapar a Europa, de hecho le facilitaron la fuga hasta sus enemigos, pero no quiso. Tenía un peculiar concepto de la dignidad y prefirió morir ante el paredón, junto a sus generales; había rogado a sus verdugos que no le dispararan en la cara. La aventura americana dejo también trastornada a su mujer; Carlota, loca de atar, embadurnando con sus propias heces las paredes del manicomio belga en la que estaba ingresada, y conviviendo con un muñeco al que llamaba "Max". Y por último, si cabe, la mas dolorosa de todas las muertes; la de su hijo Rodolfo, heredero del trono, muerto en extrañas circunstancias en lo que se ha dado en llamar el asunto Mayerling.
En Madeira junto a sus damas de honor. Allí se había refugiado tras enterarse de que su marido la había contagiado una enfermedad venerea.
En Madeira junto a sus damas de honor. Allí se había refugiado tras enterarse de que su marido la había contagiado una enfermedad venerea.

     Su hijo Rudolf, oficialmente suicidado, tiene el mismo perfil emocional de su madre; romanticismo, evasión, ensueño. En Sissi son tolerables pero no en el heredero del Imperio. Coquetea con la baronesa María Vetsera, una aristócrata insignificante con la mitad de la sangre judía.
Culmina María Vetsera  una larga lista de amantes, amigas y entretenidas que no solo han dejado huella, si bien escasa, en el corazón del heredero del Imperio, también lo han marcado con una enfermedad venérea que lo acompañará ya en su corta vida y que le harán sufrir de la lindo. Pero lo de Maria Vetsera es distinto, ambos son naturalezas intensas, material que arde bien en el fuego de la pasión y amenazados siempre por un destino que a la postre se convertirá en tragedia. El destino viene por el lado de los intereses dinásticos del Imperio. Rudolf no se puede casar con una “don nadie” (mod. Por: persona poco importante) a la que su abuela (la madre del emperador, la archiduquesa Sofía) detesta. 
María Vetsera amante de Rudolf, hijo de  Sissi
María Vetsera

     Sissi, la madre de Rudolf hace tiempo que ha renunciado a sus obligaciones maternales y ha delegado en la archiduquesa el cuidado y la educación de estos. La emperatriz elude Viena cuanto puede y emprende infinitos viajes con tal de no permanecer mucho tiempo en la capital imperial. Sissi confiesa  que lo que mas le agrada es el viaje en sí, para ella seria insoportable prolongar las estancias en cualquier lugar. Rodolfo, entre tanto, sufre los rigores pedagógicos de un preceptor  dispuesto por su abuela, la archiduquesa. Para formar su carácter le despierta a tiros en mitad de la noche (y no es una licencia literaria, sino que se debe tomar al pie de la letra).  Lo deja abandonado en los bosques próximos a Viena, haciéndole creer que estos están infestados de jabalíes furiosos y le obliga a tomar duchas con agua helada, además de otras bagatales por el estilo, como la de permanecer de pies sin mover un solo músculo durante horas. El crío, no es para menos, sufre ataques de ansiedad y pánico, son  de tal naturaleza que llegan a oídos de su madre. Sissi  regresa a Viena para obligar a la archiduquesa a destituir a su tutor. Así se hace, pero su hijo decididamente no es la imagen pétrea y guerrera que debería transmitir un heredero del imperio. Atribulado, depresivo, se llego a caer del caballo en una de las paradas militares para gran disgusto de su padre el emperador Francisco José, tan espartano y austero en sus gustos, tan profesional de su cargo. El Emperador espera y confía que, de las muchas aventuras sentimentales de su hijo, salga por fin el Habsburgo que lleva dentro, y se limite como muchos de los de su sangre a “tontear” ,a incrementar incluso el censo de hijos putativos de la vieja Europa, pero sabiendo cual es su lugar y lo que de él se espera.
Rudolf y su mujer, Estefanía
Rudolf y su mujer, Estefanía

     El azar puso en su camino a María Vetsera la cual, y a pesar de que  las fotos que de ella poseemos no parecen hacerle justicia, era sin duda toda una belleza mediterránea. Cuando la familia se da cuenta es demasiado tarde, mantienen un idilio, y lo que es peor; la decisión de contraer matrimonio. Acaban por casarlo con Estefanía,  la hija del rey de Bélgica Leopoldo II (un suegro nada aconsejable, las buenas formas de este hombre escondían a un genocida en su propiedad personal del Congo). Tras la maternidad de esta, una niña, Rodolfo vuelve a su antigua relación sentimental. Su amante se crece, María Vetsera incluso se niega a inclinarse ante Estefania,  la mujer de Rudolf, la futura emperatriz, y es obligada a ello con gran escándalo.

(*) Heinrich Heine y Lord Byron: Poetas románticos



Sissi Emperatriz consta de las siguientes entradas: