feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

Hijras de La India y Pakistán. Parte Dos y última

cuchillo para castracion

Hasta hace bien poco los hijras eran  un colectivo bastante hermético cuya supervivencia a veces rozaba los límites de la legalidad.  Su progresiva marginalidad, abonaba una leyenda negra que les acusaba incluso  de secuestrar a varones que no presentaban conflictos sexuales  para castrarlos posteriormente y dedicarlos a la prostitución. Aunque aquí es probable que quizás concurran redes criminales que nada tienen que ver con este colectivo. Al parecer en el año 2009, un joven consiguió escapar de redes mafiosas con ayuda de un hijra, para denunciar que había sido secuestrado y castrado quirúrgicamente. La foto que se acompaña corresponde a un instrumento obvio en la castración aunque en este caso pertenece a un Knifer chino, operario encargado de la amputación en la tradición china.
     Decíamos en nuestra anterior entrada que la cicatriz resultado de la emasculación tendrá un ligero parecido al de una vagina. Aparte del opio o el alcohol que el hijra haya tomado, suficiente para tumbar a un elefante, el dolor se aguanta mordiendo un palo o el largo cabello que se dejan. Al fondo de la habitación,  entre las feroces sacudidas de los nervios rebanados, se podrá consolar con la imagen de su diosa protectora llamada Bahuchara Mata, de la que hablaremos más adelante. En una novela de  John Irving, Un hijo del Circo, se perfilan las desventuras del doctor Farrokh Daruwalla, redimiendo a infelices de ese inframundo que son las calles de Bombay y en la que se dan bastantes más detalles de este ritual.
En cualquier caso, se calcula que sólo el 10% de los hijras se somete a esta sanguinaria intervención, conformándose la mayoría con tratamientos más amables, como el de la ingesta de hormonas
      Históricamente en La India los grupos de hijras fueron los encargados de acoger a niños varones de sexo confuso, eunucos y hermafroditas, que eran rechazados por sus familias. Oficiaban también en las casas de las familias pudientes como una especie de inocentes confidentes de las mujeres, a las cuales también acompañaban fuera del hogar. No olvidemos que la presencia musulmana en La India abarcó varios siglos y dejó marcados los hábitos del país con sus costumbres e impronta. De hecho, la institución del eunuco como vigilante de harenes, no es propia de la tradición hindú y fue importada por las sucesivas dinastías musulmanas. En el siglo XIII un eunuco, Malik Kufur, fue el encargado de rechazar a los mongoles por encargo de su señor  Ala-ud-Din, que de paso era también su amante. Eunucos fueron también los sultanes Shahzada Barbak en Bengala y Muzazallar Shah

eunucos de Pakistan
En Pakistán los eunucos forman también colectivo

     El colectivo Hijra encuentra un anclaje histórico en el Kamasutra, porque aquí ya se recoge la existencia de un tercer sexo. Circunstancia esta que,  a efectos burocráticos, ha sido recogida en la maquinaria administrativa de algunos Estados de la India en los que ya es posible marcar la letra T en la casilla sexo, para significar así su pertenencia a este colectivo neutro, frente a las opciones tradicionales de hombre/mujer. Otro referente religioso que también informa la espiritualidad de los hijras es el de la diosa Bahuchara Mata. La Diosa es lo suficientemente importante como para ofrecerle a ella su castración. No en balde, y según las diversas leyendas a ella referidas, es una pertinaz inductora a la mutilación. Por ejemplo se caso con un hombre que ignoraba persistente sus obligaciones sexuales para con su esposa y que prefería pasarse las noches mariposeando (expr. adoptar varón comportamientos femeninos impropios) y vestido de mujer en los bosques cercanos. Acabó por sorprenderle y éste le confeso su falta de interés por el genero femenino rogándole que le perdonara. La diosa las acepto pero a cambio le pidió que se castrara, cosa que éste hizo. Otro episodio narra el capítulo en el que, según la tradición, un rey le pidió a la diosa satisfacer el mayor de sus deseos, el de ser padre de un varón. Lo que le fue concedido, le puso de nombre Jheto y Jheto nació impotente. La diosa Bahuchara le dijo que si pretendía seguirla debía antes vestirse de mujer y castrarse. Existe la creencia en el Estado de  Guajarat, donde se encuentra el templo de la diosa, que los hombres nacen impotentes y que esta limitación les acompañara durante siete reencarnaciones a no ser que rompan el ciclo amputándose su sexo


Hoja de registro ofrecida por PEHLE INDIA

      Los hijras se han labrado una reputación milagrera con el fin de conseguir un puesto en una sociedad que les desprecia y les mantiene marginados A partir de 2006, y en algunas ciudades, se utilizan como ayudantes en la recaudación de impuestos por su capacidad para afear y ridiculizar, intimidando a sus interlocutores con un lenguaje soez y gestos provocativos. El gobierno Indio ha pensado incluso en utilizarlos para la defensa de las fronteras del Estado, quizás con el fin de “dar salida” (exp. ocupar, emplear) a una colectividad de difícil encaje, porque es bastante dudoso que el Gobierno sea receptivo ahora a la opinión del historiador griego Herodoto (sobre todo porque vivió hace mas de dos mil años) que veía en general a los eunucos como gente muy valerosa y fiel

     Como resulta que Rama, uno de los dioses más queridos y populares del Olimpo hindú, les dio la habilidad de adivinar el futuro, acuden en grupos de cinco a diez individuos (dicen que para evitar agresiones por su comportamiento un tanto grosero e intimidatorio) a todo tipo de acontecimientos familiares: bodas, bautizos, etc. Son una molesta e irritante presencia que el ciudadano hindú intenta evitar hasta el punto de obligarles a organizar sus festejos familiares con total discreción. Labor vana muchas veces, porque los hijras han tejido una completa red de informadores que les mantienen al tanto de los festejos de este tipo. Bailan, realizan adivinaciones y si se consideran poco gratificados por la generosidad de los invitados, pueden lanzar maldiciones e imprecaciones de todo tipo que el supersticioso ciudadano indio suele tomar de muy mal grado, como poner en duda la hombría de los niños varones recién nacidos o amenazar con la esterilidad a la novia. Utilizan en general un tipo de mendicidad agresiva y los comerciantes los temen, porque al ir en grupos numerosos si merodean o se detienen a las puertas de sus comercios obstaculizan o disuaden a los eventuales clientes, con lo que los hijras se garantiza el pago de sustanciosas…….llamémoslas extorsiones.



Hijras de La India y Pakistán consta de dos entradass