feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

Curiosidades sobre el tiempo, el reloj y los calendarios [Parte II]

Isabel de Portugal
Queremos creer que es sólo una licencia poética. Os lo vamos a referir. Es esta: la del enamorado que ha perdido a su amada y que, para no olvidarla nunca, decide convertirla en cenizas para después mezclarlas con el polvillo de las ampolletas de un reloj de arena. Solo vive para  contar el tiempo que le resta para unirse con ella. Es triste, pero al amor le gusta  este coqueteo agridulce con el paso del tiempo. A  Francisco de Borja, virrey de Cataluña, el paso del tiempo lo dejó tan desolado y afligido que decidió abandonar el mundo y terminó por ser Santo de la Iglesia. Tuvo la oportunidad de observar el efecto del tiempo en el estado de aquella bellísima mujer que fue Isabel de Portugal, esposa de Carlos V y madre de Felipe II. Muerta la emperatriz en Toledo y trasladado el cadáver a Granada, al ser requerido el virrey por los monjes para dar fe de aquel hecho, se procedió a abrir el ataúd, y a la vista del cadáver, de esa obscena impostura de la muerte, Francisco de Borja exclamó, mas o menos que, no podía asegurar que aquellos restos fueran de la Emperatriz, pero sí juraba que lo que allí dejaba era su cadáver. El tiempo, en efecto, es implacable. Os presentamos el oleo de Isabel de Portugal pintado por Tiziano en 1548 por expreso deseo del Emperador Carlos. La Emperatriz había muerto diez años antes, en 1539

     Otra forma de percibir el tiempo, creemos que con una espantosa monotonía es la del eunuco chino ¿Por qué decimos esto? Porque existe una hermosa, aunque concisa leyenda china, que nos refiere un oficio añadido a la propia condición de castrado, y esa era la de voltear una y otra vez un reloj de arena y contar las veces que lo había hecho. Era a su manera el señor del tiempo, pues por aquel entonces no existía eso que ahora se denomina hora oficial. A lo mas una llamada “Casa del Calendario” dentro de la cual cada Emperador chino fijaba el principio del año. Junto a las clepsidras (relojes de agua), que ya estaban presentes en la cultura china 1500 años A.C. y que consistían en unos cuencos flotantes que, una vez llenos de agua, se hundían, también encontramos los primeros despertadores,  cuya presencia estaba vinculada a los relojes de fuego. Eran estos relojes unas varitas de formas y dimensiones variadas que se obtenían de una pasta de madera especial aromatizada. Podían arder durante días, de tal forma que, gracias a la presencia de bolitas metálicas que se hallaban colocadas a lo largo de su superficie, y que se desprendían una vez el fuego consumía la sección donde se hallaban fijadas, producían, al precipitarse sobre una porcelana,  un sonido característico.





Francisco de Borja. Muerte de Isabel de POrtugal
Francisco de Borja. Muerte de Isabel de Portugal




     Qué formidable poder el de estas dinastías que se fueron sucediendo mas o menos unas a otras durante más de tres mil años, con más de 200 emperadores, y en las que el reloj mecánico  no alcanzo gran finura como en otras artes. Con todo, los dos primeros occidentales que penetraron en la Ciudad Prohibida lo hicieron en su calidad de relojeros, un jesuita italiano llamado Ricci que debía saber de todo y otro jesuita español nacido en Valdemoro; Diego de Pantoja, en el siglo XVII. Invitados por un emperador al que nunca vieron, pero ante cuyo trono vacío debieron de inclinarse como si efectivamente estuviera allí la egregia figura. Llegaron para enseñar a los eunucos el funcionamiento de un reloj y hecho esto se marcharon. Todavía hay gente que se pregunta cómo fue posible que un colectivo como el de los eunucos se hiciera dueño y señor de la gestión del imperio chino, pues aquí está la respuesta: controlando el tiempo. 

Pantoja y Ricci.Jesuitas en Pekin
Pantoja y Ricci. Jesuitas en Pekín
     Bien es verdad que la manipulación del mismo no ha sido exclusiva de esos 200.000 castrados que llegó a haber en China en sus mejores momentos. Hammurabi que reinó entre el 1728 y el 1688 antes de Cristo se permitía elegir el nombre de los meses. En Roma, cuyos primeros años de historia se contaban por la cantidad de clavos presentes en el templo de Minerva a razón de uno por año, el tiempo, en manos de Virgilio, era poco más que lirismo: “el tiempo vuela”, decía . Y Horacio, algo más veterano, decide aprovecharlo con aquel “Carpe diem” cuya intención originaria ha sido adulterada por este nihilismo de “caja de galletas” que padecemos. Pero nadie como los Pontífices romanos para manipular las jornadas festivas y laborables que supuestamente estaban fijadas por una complicadísima –e inexistente dicho sea de paso- conjunción de astros y observaciones de la Luna, cuya lectura era exclusiva y sólo estaba al alcance del Colegio de Pontífices, claro. Los cuales fijaban el calendario como más les convenía, pues de el dependía la duración de un cargo politico. 

Saturno devorando a su hijo. Goya
     Sólo hace un poco mas de doscientos años los revolucionarios franceses decidieron cambiar el nombre de los meses, pero además dividieron cada uno de ellos en tres periodos de 10 días cada uno, tal y como parece sucedía en la antigua Grecia. Pero  al ir a ponerles nombre se les debió de agotar la inspiración thermidoriana -una caída de tensión intelectual, quizás- y resolvieron llamar al primero  “primer día”, al segundo “segundo día” que dichos en francés mejoran un poco……..en fin, así hasta el décimo día en el que también decidieron descansar. Esta reforma del calendario no debió de gustar mucho porque de esta manera se hurtaban al ciudadano, como poco, un día de descanso al mes, y como las fiestas religiosas se habían suprimido desde un primer momento, el espíritu revolucionario debió solventar este contrapies de la mejor manera posible ¿Cómo? Restableciendo el calendario tradicional. Semanas de siete días  que tienen su origen más allá del Imperio Romano en el que las semanas eran de 8 días y que probablemente se inspire en la Biblia, en aquel pasaje famoso de la creación en el que Dios labora seis días y descansa un séptimo, que era y es el sábado. Pero para cambios los que hubo en la URSS, las revoluciones alternan pasos a derechas con autenticas meteduras de pata. Desde el año 1929 al 1940 se cambiaron por tres veces la duración de las semanas, veamos: desde 1929 al 1934 la semana tenía cinco días con uno de descanso. Desde 1934 a 1940 la semana paso a seis días con uno de descanso, y desde 1940 en adelante se retornó a la semana de 7 días. En resumidas cuentas se paso de descansar 7 días al mes a 4. Alguien debió de salir ganando en este galimatías

España tiene un huso horario que es herencia de los nazis. Por nuestra posición en el mapa nos correspondería el huso Portugues o Británico (ver Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles)

     La Revolución Francesa interrumpió un tácito acuerdo que se había mantenido durante los últimos siglos en Europa, Consistía éste en el reparto del tiempo entre la Iglesia y la naciente burguesía. De tal manera que el calendario era competencia eclesial mientras el reloj lo era de los industriales, siendo el gremio de pañeros el primero que estableció lo que podemos empezar a considerar como jornada de trabajo. De esta manera se salvaba Dios, pero también se salvaba el mundo. Desde sus primeros años la Iglesia cristiana estuvo muy interesada en fijar las fechas con relativa seguridad homologando la festividades en toda la cristiandad con el fin de que se celebraran en los mismas días en todas ellas y evitar así las fabulaciones de monjes semianalfabetos como hemos visto al principio. El calendario litúrgico tenía, y tiene como propósito, parcelar el año en un completo santoral que hoy parece una herencia algo trasnochada, pero que en su momento sirvió al menos para que muchos campesinos supieran, si quiera por aproximación, la edad que tenían. En una época en la que la duración de una noche era más o menos lo que daban de sí tres velas encendidas una detrás de otra. Y el año empezaba sólo en algunos sitios el 1 de Enero, con la fiesta de la circuncisión de Señor. Que no es cualquier cosa, porque la Iglesia festejaba en tal señalada jornada la festividad del Santo Prepucio. Tal y como oyen, y que tiene unas derivaciones que no son cometido de esta entrada. Aunque sí de esta y en este mismo blog [De la verdadera cruz. Y de la circuncisión de Cristo. Reliquias ( II ) ]


Historias sobre el tiempo consta de dos entradas