feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

El Imperio Bizantino. Eunucos de Bizancio. Castración y vileza en el Imperio Romano de Oriente (Parte Primera)


Los eunucos no deberían de existir, son un autentico milagro de la naturaleza. Excepción hecha de China, donde a finales del siglo XIX las técnicas quirúrgicas parece que permitieron un  razonable éxito en las intervenciones, su índice de supervivencia era de un escaso 10 por ciento, esto es; de cada 100 hombres sometidos a la emasculación, sólo 10 sobrevivían. Hemos dicho que el eunuco es un milagro de la naturaleza, pero decimos mal, son un producto de la crueldad humana, esto es, una especie con instintos animales, pero dotada además de inteligencia, lo que la hace gravemente perniciosa. Aunque no lo parezca, no todos los eunucos lo han sido contra su voluntad, si han tenido la oportunidad de seguir esta saga a través de las distintas entradas habrán podido comprobar como el fanatismo religioso, en al caso de los Skopsty rusos, llevó a numerosos fieles a proceder de esta manera tan radical frente a su propio cuerpo. De la misma manera que los sacerdotes frigios dedicados al culto de la diosa Cibeles, llamados galli, se castraban a sí mismos. En China no es descabellado suponer que la eficacia de los Knives (carniceros, barberos o cirujanos) encargados de proceder a la amputación y extraordinariamente hábiles, animaran a desesperados varones, a la vista de la cómoda existencia de muchos eunucos en la corte, a proceder de manera tan radical. No obstante la mayoría de los eunucos fue mutilado cuando aún eran niños, y a veces, por iniciativa de sus propios padres . Aunque esto debe ser matizado; por lo que al Imperio Bizantino se refiere era corriente que en Abjasia (Mar Negro), los traficantes de esclavos, cuyo producto mas valorado era el eunuco prepubescente, arrancaran de brazos de sus madres a los infantes mas favorecidos  físicamente para castrarlos, y acto seguido, con el fin de evitar testigo alguno, sacrificaran a sus progenitores. Con la salvedad de lo referido, la importancia de los cargos ocupados por los eunucos en el Palacio Imperial, en la Administración del Imperio, la milicia, La Iglesia y en el servicio de las grandes familias  como veremos mas adelante,  empujó a muchas familias tanto modestas como nobles a emascular a sus propios hijos con al esperanza de que estos pudieran tener una recorrido brillante. En su época, el eunuquismo era un autentico ascensor social, como ahora se le suele llamar. 
     La castración, al igual que la ceguera, era uno de los medios utilizados para descartar eventuales concurrencias en la línea sucesoria, pues incapacitaba a los herederos de los emperadores depuestos. No es extraño pues que se acudiera a ella para eliminar esa posibilidad. Tal acaeció así con los hijos varones del Emperador Mauricio 582-602, Miguel I 811-813, León V 813-820. Basilio Lecapeno, el hijo de Romano I (870-948) también lo era. Todo lo cual les inhabilitaba para aspirar al trono vista la imposibilidad de  engendrar heredero, y eso que, teóricamente, cualquier ciudadano de Bizancio podía aspirar a la púrpura imperial. La ceguera fue el castigo aplicado a emperadores ineptos o depuestos por intrigas palaciegas como Constantino IV 797, Romano IV 1072, Isaac II 1195 entre otros. Un caso particular fue el de Justiniano II, sus hermanos Heraclio y Tiberio fueron también castrados para asegurarle a él el trono. Con todo, su crueldad le granjeó el suficiente odio como para que la mutilación de sus hermanos le sirviera de bien poco,  le cortaron la nariz pensando que ello le impediría gobernar.  Se equivocaban, pues tras diversos avatares volvió a recuperarlo, dicen que provisto de una prótesis de oro en lugar de su apéndice nasal.  También los hermanos del emperador Miguel IV Plafagonio eran eunucos, y no solo eso, eunucos eran los miembros de  su guardia personal y su círculo de amistades. 

el usurpador del trono Basilisco es lanzado a un foso junto a toda su familia por orden del Emperador Zenón
Memorabilien aus der Europäischen Geschichte. (New York : L. Hauser, printer, c1860) Geiger, Peter Johann Nepomuk (1805-1880). Esta imagen capta el momento en el que el usurpador del trono, Basilisco, es lanzado a un foso junto a toda su familia por orden del Emperador Zenón. Basilisco había obtenido la promesa del Emperador de que no derramaría su sangre, ni la de los suyos. Por lo visto ignoraba que había muchos formas de morir en las que no estuviera presente el derramamiento de sangre, y la muerte por hambre era una de ellas. La sutileza como expresión refinada de la crueldad fue una de las características del conocido espíritu bizantino.

     Estas zonas del Mar Negro y las montañas del Cáucaso fueron el semillero principal de eunucos del Imperio Bizantino, y en ellos era una práctica habitual. El Emperador Justiniano  (un gestor austero que apenas dormía, y cuyos ataque de ira hacían temblar hasta a las piedras) era un decidido censor, al menos oficialmente,  de esta práctica cruel. No solo se esmero en hacer cumplir los interdictos contra el eunuquismo, sino que  sus penas se inspiraban en la ley del talión, o si se prefiere el "alma por alma", epítome de la nomenclatura cristiana,   que incluía al médico que la hubiera practicado,  y que pasaban por la amputación de otros miembros. Envió incluso a Abjasia un embajador, eunuco por más señas,  con el proposito de erradicar esta bárbara constumbre.
     Sabemos por referencias del siglo XVI realizadas por el anatomista Fabricio d’Aquapendete que, un tal Horacio de Norsia o Nursia, un cirujano italiano, solia practicar unos doscientos al año. Este tipo, al parecer, realizaba la ablación de los testículos como una forma de solucionar las hernias. Aetius d’Amida y Valescus de Tarento, practicaban la castración para la prevención y curación de la lepra con resultados nulos, como puede resultar evidente.  Otro médico, Ambrosio Pare, se escandalizaba de semejante técnica, venía a decir, mas o menos,  que si se pretendía preservar la paz en los hogares era imprescindible preservar los cojones de los jóvenes. Pablo de Egina  médico del siglo IV o V, se quejaba, no sabemos con cuanta sinceridad,  de haberse visto obligado a poner su técnica al servicio de estas crueles mutilaciones: solo por capricho o por presión de hombres poderosos el médico se veía obligado a practicar aquello que no desea. Pablo de Egina refiere con el conciso, y terrible, lenguaje de un técnico, el proceso de extirpación testicular de un niño al que sumerge en un baño con agua caliente y al que practicamente aplasta los testiculos con la presión de sus dedos.  Bruno de Longobucco (s. XIII) arremete contra aquellos que justifican el eunuquismo por la necesidad de los grandes señores de disponer de sirvientes fieles y pacificos que velen por sus mujeres y por sus intereses. Sanciona hasta las escasez de su material quirúrgico; una navaja y un hierro candente con el fin de contener la hemorragia. El propio código penal bizantino con Leon III alcanzó un extremado rigor punitivo, nada extraño en la época. Se castigaba con la castración determinados delitos, aunque esta no era la sanción mas severa. Vista la supervivencia tras la emasculación, se puede pensar que la aplicación de la misma era toda una condena muerte.
Interior de Santa Sofia.
Interior de Santa Sofia.

     Bizancio en este aspecto, como en otros muchos,  era deudor del Imperio Romano en el sentido de proscribir la castración penal al menos en lo que a los ciudadanos romanos se refería. A nadie se le escapa que el culto dado a la diosa Cibeles en Roma, exigia a sus sacerdotes, llamados los galli, la castración como una prueba extrema de su fe.  Suetonio refiere también en su vida de los doce cesares a la gran pasión del Emperador Nerón por un joven al que solo le econtraba un defecto, y es que era varón,  por lo que decidió castrarlo. El origen de la castración tiene un alto componente punitivo, su propósito era humillar al vencido, evitar su reproducción y rebajar su agresividad. Ello no descarta motivaciones de otra índole, cual la de satisfacer desviaciones sexuales, como la referida. En la vida de San Andrés el Necio, se detalla el encuentro de este Santo con un joven eunuco de considerable belleza y que termina por confesar el uso íntimo que hace su dueño de él, lo que provoca el enojo del santo. Crisafio un castrado al servicio de Teodosio II (401-450) y que se permitió urdir un atentado contra Atila, gestionaba su inmenso poder en Bizancio desde la segura impunidad que le otorgaban sus amorios con el propio Emperador.
     Aunque el eunuquismo solía agrupar diferentes dimorfismos sexuales como el tipo andrógino y otros síndromes, el que nos ocupa es el  método más radical,  la emasculación completa, la extirpacion radical del pene y los testículos. Hipocrates en Genitura describe esta intervención crudelísima realizada tanto por aplastamiento como por seccionamiento y al que se sometían a algunos malhechores. Son los eunucos mas valiosos debido al altísimo índice de mortalidad. Liutpandro de Cremona, obispo de la misma ciudad, en Italia, y que había vivido denunciado el vergonzoso tráfico de esclavos y eunucos en el Occidente europeo, entre ellos los destinados al Califato de Córdoba (conocidos aquí como Ṣaqāliba)  llegó a Constantinopla cargado de regalos lujosísimos con los que obsequió al Emperador Constantino VII. Varios de ellos destacaron sobre todos los demás: cuatro niños a los que se había castrado en su totalidad. Constantino VII, uno de los Emperadores más ilustrados de la historia de Bizancio, se había quejado irónicamente de la abundancia de los eunucos en la corte: tan abundantes como moscas en un establo. Otra categoría de eunucos  comprendía la de los llamados espadones (de Spada, ciudad persa donde al parecer se testimonian los primeros casos de euniquismo) Sujetos castrados parcialmente o que presentaban atrofia testicular resultado de un traumatismo o infección, que en todos los casos acarreaba la esterilidad pero no la impotencia funcional del miembro viril. Era evidente que este tipo de individuos fue muy estimado en su momento por determinados colectivos femeninos a la vista de su incapacidad reproductiva, puesto que garantizaba nulas consecuencias a sus infidelidades. A juicio de muchos autores esta peculiaridad explica la frecuente presencia de eunucos en los gabinetes privados de las emperatrices, y en la alta aristocracia, tanto en Roma como en Constantinopla. Teobaldo I, marqués de Spolete, sometió a varios  prisioneros a esta mutilación, aunque con el fin de no violar las leyes vigentes en Bizancio lo hizo de manera incompleta y les permitió conservar el miembro viril. Hasta que Leon VI extendiera el derecho de adopcion a todos los eunucos, solo les estaba autorizada a los spadones mientras que a los llamados Ektomias o eunucos puros, no se les permitia el matrimonio, ni testar ni adoptar.

     Los eunucos que fueron emasculados antes de la pubertad presentaban ciertas características físicas asociadas a esa mutilación, -se les ha llamado marcadores de genero y fueron muy importantes porque contribuyeron tanto a identificarlos socialmente como a reconocerse entre ellos como tales. Con sus excepciones, el desarraigo familiar y social, contribuyó a generar entre los eunucos una cultura de grupo, una identidad propia que les granjearon no pocas hostilidades- Es asi que presentaban una carencia de vello facial, hombres sin barba se les llamaba, y desarrollaron una estatura superior a la media por el alargamiento de sus extremidades. Presentan también acumulación de grasas en determinadas zonas del cuerpo como los glúteos, textura de la piel, y timbre de la voz. En razón de la presentación de estas modificaciones se puede determinar incluso el momento en el que significativos eunucos se vieron privados de sus órganos genitales, tal es asi el caso de Narses, probablemente el general mas competente, junto a Belisario, del Imperio Bizantino. Narses, a la vista de lo referido, sería castrado a edad adulta ya que no presentaba las características antes mencionadas.
     El genio poliedrico de Aristóteles, cuyas ideas científicas tuvieron una importancia determinante en  el período bizantino, dice que los eunucos sufrían una transformación femenina. Galeno apunta la hipótesis de que los animales machos o hembras a los que se priva de   los órganos reproductivos, se transforman en un tercer tipo sexual que no es ni macho ni hembra, y es diferente a cualquiera de los dos.  Clemente de Alejandría, se ocupa de precisar que los eunucos abarcan un amplio grupo de individuos pero los distingue de los hombres enteros célibes, entiéndase los sacerdotes. 





Eunucos en El Imperio Bizantino consta de Dos Entradas



Eunucos de Bizancio. Castración y vileza en el Imperio de Oriente (Primera Parte)



Eunucos de Constantinopla (Parte Segunda)



Para saber más:
Continuará...