feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

Secretos de tocador y toilette. Consejos de seducción de una cazafortunas del siglo XIX. Por Lola Montez


Lola Montez. Lacasamundo.com
Añadir leyenda


A Lola Montez se la recuerda, entre otras cosas, por ser una de las peores bailarinas del siglo XIX. Su danza Spider (araña) que paseó por los salones de California y los pueblos mineros australianos, era una mezcla mas bien cómica de movimientos atrevidos y pícaros para la época; al parecer, la supuesta presencia de una araña entre sus ropas, motivaba que se fuera desprendiendo de esta sobre el escenario. Lola Montez, no se ganó los escenarios burlescos del XIX por su habilidad como artista, ni mucho menos, lo hizo precedida por su fama de cazafortunas. Su fama en los países de cultura anglosajona es notable, y los libros a ella dedicados se cuentan por decenas. Para nosotros es una autentica desconocida

     Se casó tantas veces que hasta llegó a perder la cuenta de sus maridos, por eso tuvo que huir de Gran Bretaña acusada de bigamia. Probablemente sus parejas puedan haber llegado al centenar (se ha apuntado por la web que llegaron a ser varios miles, lo cual es uno de tantos despropósitos como abundan en este medio). Pero es en el terreno de sus amantes o protectores donde desarrolló su mejor técnica: Franz Listz , el músico y compositor fue uno de ellos, la abandonó en la habitación de un hotel sabedor de sus horribles ataques de furia. No estaba equivocado, cuando Lola se enteró del abandono destrozó la habitación. Intimó también con Alejandro Dumas, el autor de el Conde de Montecristo, y culminó su carrera con los favores del Rey Luis I de Baviera que la hizo su amante oficial, transigiendo con todos sus caprichos, que por lo general, eran de tipo económico. Esta locura de un vejestorio, como se llegó a denominar la relación entre ambos, le costó en parte a Luis I el trono de Baviera, pero antes llegó a gastar en su amante la fabulosa cifra de 200.000 florines al año. Para hacernos una idea, el sueldo de uno de los ministros de Luis no llegaba a los 4.000 florines. Esa cantidad, precisamente, fue la que gastó Lola Montez en los servicios de un modista francés. Algunos sostienen que los dispendios de Luis con Lola fueron los causantes de que se viera obligado a abdicar, pero esto solo es cierto en parte, aunque sin duda contribuyó a minar el prestigio del monarca. Se vio obligada a huir de Baviera por mero instinto de supervivencia, ya que temía por su vida,  trasladándose a los EEUU, a la zona de California. Allí incluso manejó entre sus conocidos la descabellada idea de “Lolaland” un nuevo Estado resultado de la secesión del territorio de California de los Estados Unido. Se casó en numerosas ocasiones, dos de ellas, como mínimo en el continente americano. Uno de sus matrimonios, al parecer, fue ampliamente consumado.
Luis I de Baviera
Luis I de Baviera
     La sífilis acabaría con ella, pero Lola Montez ha conseguido, pese a su volubilidad, proyectar una imagen en el tiempo que no se corresponde ni con su valor artístico: extremadamente torpe en el escenario, ni con su poderío intelectual: su autobiografía carece muchas veces de credibilidad. Quizás fuera esa personalidad transgresora y rebelde desde su infancia, la independencia que mantuvo sobre todos sus protectores, la que le permitió ganar un puesto en la historia.
     Lo cierto es que vivió diciendo lo que pensaba, y además; lo escribió. Y eso para delicia de todos aquellos que detestan el lenguaje políticamente correcto y la cultura de lo pusilánime tan presente hoy en día; lo hizo en “el arte de la belleza y los secretos del tocador”
     La cara es el espejo del alma, y esto en un sentido literal, es decir, una mujer guapa físicamente posee un alma superior. Esa belleza es frágil y  hay que conservarla. Pero aquí no vale todo, las cremas, mascarillas, todos los polvos venenosos con los que las mujeres han ocultado su piel a lo largo de la historia, mas que atraer a los hombres les alejan.  Muchas veces, dice, ha observado el desagrado con el que los varones se ven obligados a besar a una mujer que tiene su cutis cubierto en exceso con cremas y maquillajes vulgares, como si se vieran obligados a besar a un cadáver. Propugna el uso moderado de los cosméticos, y acudir, siempre que se pueda, a sustancias naturales ¿Cuáles? Bueno un buen par de filetes sobre la piel de la cara tonifican el rostro. 
     Pero de nada sirve todo esto si la mujer no se cuida físicamente, ejercicio severo e intenso, “nada de paseos de convento”. Es preciso cuidar también de la alimentación. El cutis, las manos, la piel en general, son muy sensibles al exceso de grasas, café, etc. La belleza reside en la fragilidad y la delgadez del cuerpo, además de en la blancura de la piel pues el blanco es el color de la pureza, no en balde romanas y griegas lo apreciaban como el máximo signo de distinción.
     Para ello, el baño diario en agua tibia  es imprescindible. Una bañera debe estar presente en cada una de las casas pues la limpieza es la mejor amiga de la belleza. Todo lo cual, dicho así, parece una obviedad, pero no debemos de olvidar que la emperatriz Sissi, unos años mas joven que Lola, mostraba casi más satisfacción por haber conseguido un baño privado que por el resto del palacio imperial donde residía. 

Autobiografía de Lola Montez
Autobiografía de Lola Montez
       Lola presta una especial atención al pecho. Lo considera prácticamente como la quintaesencia de la feminidad. Debe ser simétrico y proporcionado, acudiendo, si es preciso, a los corsés con el fin de obtener el efecto deseado.
     Todo esto y más es preciso para conseguir un prototipo de mujer que guste a los hombres, puesto que la principal misión de la mujeres es la de ser hermosas para atraer así a los varones. Este es el principal cometido en la vida de la especie femenina; ser bellas y seductoras. A pesar de que como decía Rousseau, todas las grandes revoluciones  se deben a las mujeres, no nos engañemos: “todo el mundo sabe que ayer, hoy y siempre el hombre aprecia la belleza y no la inteligencia en nosotras”.  Por lo cual, todos los cuidados deben estar dirigidos al cuidado del cuerpo femenino. Esto hará que el hombre repare en las mujeres para iniciar la galantería. 
     La galantería, dice,  está al alcance de todos, incluso de aquellos pretendientes que pueden desagradar, y da paso al romance que ya no está permitido a todos pues es terreno reservado a muy pocos. E incluso, al amor, un plano inclinado en el que muchas parejas se escurren hacia el fracaso, y que,  sospechamos, Lola Montez no  frecuentó.
     Sea como fuera la galantería era cosas de dos, y visto el papel repartido a cada sexo, no podemos olvidarnos del hombre tipo en el que piensa Lola como galán: apuesto por supuesto, pero en la medida de su indumentaria y saber estar, mas que de su físico. Por de pronto, debe usar unos zapatos que le vengan como una segunda piel, abdomen controlado, es decir nada de barriga; si era preciso debía hacer uso del corsé masculino. Para aquellos que carecían de suficiente empaque físico y corpulencia, aconsejaba acudir a algodones o fibras de relleno a pesar de la mala prensa que tuvieran. Mucha joyería, varios anillos, alfiler de corbata, cadena dorada para el reloj y otra quincalla(*) por el estilo. 
Lola Montez
     Un hombre que se precie bebe. Bebe mucho y aguanta sin emborracharse. La bebida es la que infunde el tono vital a los varones, hasta el punto de que un hombre abstemio no es de fiar y seguramente es soso. Las citas, sobre todo si son nocturnas, requieren que el varón beba varios tipos de licor; este aroma  embriaga no solo al que lo bebe, sino al que lo huele. Además de este elogio inmoderado del alcohol, el hombre debe ser ocurrente y chistoso. Y como quiera que las mujeres buscan en él protección, debe hacer ostentación de sus duelos, si los ha habido, y si de ellos conserva alguna marca lucirla como la mejor credencial (de hecho Lola Montez perdió a uno de sus más caros amantes en un duelo). El valor y la dureza que implica semejante cicatriz es la mejor credencial.
     En su fecha el texto fue considerado prácticamente pornográfico, hoy es decididamente ingenuo.
      Lola Montez se decía hija de un torero sevillano, y en Australia, llegó a presentar su danza Spider como la manifestación más sensual de los bailes de los campesinos españoles(sic), aunque se la recuerde mas bien por ser una precursora del striptease sobre el escenario. Toda era mentira. La vida de Lola Montez fue una impostura, una seducción detrás de otra. Sólo se sinceró en este ensayo sobre la belleza de tocador y la galantería. Por cierto, decían que era tan bella que hasta los niños la confundían con un hada.


(*) Conjunto de objetos de metal de poco valor.