feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

La mujer odiada por todas las mujeres: Lola Montez ( III )


María Dolores Porres Montez: Lola Montez, abandona España. Decididamente Madrid se le queda pequeña, aunque tampoco es descartable que detrás de esta retirada estuviera la presión de muchas mujeres, incendiando con sus celos los salones de la burguesía. Con un castellano aceptable se presenta en Londres vestida completamente de negro y en calidad de afligida viuda de Don Diego León, liberal e isabelino y que había sido capturado y muerto por los carlistas en la Guerra Civil. No sabemos cómo, pero es fácil adivinarlo, consigue que el Cónsul de España le organice una velada benéfica que Lola aprovecha para captar simpatías y admiradores. Tiene, en efecto, un “angel”, una capacidad para embaucar dulcemente a los hombres, y es capaz de conseguir de ellos todo lo que se propone, pero a la vez genera el efecto rebote entre las mujeres; la odian. A nadie deja indiferente
     Solo así se puede entender que haga su estreno en el Covent Garden en una pausa de la opera el Barbero de Sevilla, acortando la actuación, soberbia, del ballet del Gran Teatro. Presentó “el oleano”, una pieza recurrente es su escaso repertorio y que no sabemos muy bien de qué se trataba. Pese a su torpeza tuvo buena acogida. Sus amigos, que ocupaban la clac(*), se ocuparon de vitorear su actuación: !Bravo Lola¡ !Bravo¡ Y el público, bien predispuesto por la actuación del ballet, la acogió favorablemente, todo lo cual contribuyó a silenciar las voces que, con buen sentido, consideraban a la bella Lola carente de temple artístico alguno.
      A la semana siguiente presentó “los boleros de Cádiz”: otro exitazo. Mas tarde: Sevillianas, para continuar con Saragosa ….Y de pronto, el pasado que regresa, alguien que la reconoce como la mujer de aquel joven oficial al que abandonó en la India: la díscola, la infiel María Dolores Eliza Rosanna Gilbert. Lola jura y perjura que no se trata de ella. Miente como solo ella sabe hacerlo, es de Sevilla, es española, pero las pruebas son tan abrumadoras que decide abandonar las Islas. También se le quedan pequeñas, su escenario es el mundo, y Europa, como se verá, una primera etapa, aunque no cabe duda de que la mejor de todas. 
Alejandro Dumas
Alejandro Dumas

     Recorre el Continente entre conocidos, amigos, enamorados, amantes e íntimos. De todos o casi todos y de ninguno en particular. Eso hace hervir la sangre de gente tan pagada de sí misma, tan soberbia, tan arrogante. Fatuos en un mundo de fatuos, en un siglo de fatuos. Van cayendo uno tras otro, aristócratas, industriales, artistas. Acogida entre el gremio de periodistas con un cariño especial, de hecho, el último de sus amantes lo era: Alexandre Dujarier, le pegaron un tiro en un duelo que parecía una encerrona, a raíz del cual Lola terminó por marcharse de Francia. Antes, había conocido a Alejandro Dumas, el autor de "los tres mosqueteros".
     A Alejandro Dumas lo hicieron pasar por amigo. Ya, amigo, sería porque Lola no le permitió otra cosa, que ya nos extraña. La dignidad de una gloria nacional en Francia no permitiría hacer quedar a sus laureados por fracasados. Vaya usted a saber. Aquí se les ha empezado a llamar “pagafantas” –un término muy afortunado- en Italia se les llamaba los sigisbeos. Rendidos, enamorados sin esperanza alguna. Otros, como Chopin, sí que sacaron algo. El trémulo pianista polaco, orbitó durante un tiempo a su alrededor, pero como quiera que George Sand, una baronesa con bastante pedigrí en los salones franceses se había fijado en él, inclinaron a Lola hacia el buen entendimiento con la aristocrata y se hizo a un lado ¿Generosidad? ¿Sacrifico? Que va, se decidió por la gallardía de Franz Liszt, el compositor, por entonces un mozo en todo su esplendor. Algo inatento y vano, uno de esos tipos esquinados, difíciles de manejar. La ponía a prueba y esto la enojaba. Bueno, la hacía enfurecer. Sacaba de ella esa naturaleza volcánica e iracunda que tanto utilizarían contra ella sus detractores. 
Chopin en una foto de 1846
Chopin en una foto de 1846

     Liszt la abandonaría tras pasar un noche loca en la habitación de un hotel. Debía de conocer bien sus accesos de furia porque antes de marcharse del mismo dejó pagada la habitación. Así no habría posibilidad de que los propietarios le reclamaran daños y perjuicios. No se equivocaba, cuando Lola se barrunto esto destrozó buena parte del mobiliario.
     Pero su mejor actuación estaba por llegar. París había sido reacio a sus torpes contorsiones de corista y el público de la capital francesa la había abucheado hasta el delirio, tanto que, Lola, para mostrarles su desprecio, se arrancó una de sus ligas y la lanzó al respetable. Por lo visto esto, en la época, era el colmo del desaire: no trabajaría más en la ciudad. Dumas le proporcionaría los medios para viajar a Munich, y acaso la idea de vincularse a un hombre en extremo poderoso, quizás un príncipe. Y así hizo, pero ella no se conformó con esto y eligió a un rey: Luis I de Baviera. Un hombre que debió de ser guapo en algún periodo de su juventud, pero al que la edad le había dejado una grosera sinceridad, arrugas y un tumor en la frente. 
Frank Liszt
Frank Liszt

     Un tipo peculiar este Luis, por de pronto presentaba una infrecuente desprecio por el ejercito. Sostenía que el peor dinero gastado era el dedicado a los militares por lo que el presupuesto de estos se encontraba siempre bajo mínimos. Por lo visto su experiencia en el ejercito napoleónico no parecía haber sido muy grata. Dejaba en sordina la mala opinión que sus súbditos tenían de él, abandonándose durante horas al recuerdo en su “Die Schönheitengalerie”; la galería de retratos. Todos aquellos rostros que su narcisismo había hecho pintar de las que fueron sus amantes. Sin distinción de clase alguna, desde la hija de un carnicero a la baronesa de Krüdener. Esta había frecuentado también la compañía del Zar Alejandro I, pero en calidad de hermana espiritual. La soledad del poder, ya se sabe. 
Luis I de Baviera
Luis I de Baviera

      Luis gustaba de sumergirse en el recuerdo de aquellas sirenas de juventud, ahora que ya era un viejo de sesenta años. En cierta ocasión una invitada le hizo ver, en un aparte, que su rostro había estado también en aquella galería a lo que Luis la respondió que, de ser así, habría sido hace mucho tiempo. Dejando la duda de si era la fragilidad de su memoria la que fallaba o lo mucho que había envejecido su interlocutora.
     Lola consiguió del rey Luis de Baviera un espacio para su retrato en aquella galería, el titulo la condesa de Landsfeld, y la notoriedad suficiente como para vivir el resto de sus días rentabilizando el vínculo que con él había mantenido. 
      El rey gastaba en facturas de los modistas de Paris la mitad del sueldo de uno de sus ministros: 3.000 florines. Empezó con una asignación anual de 6.000 florines pero la cifra subió rápidamente hasta los 200.000. Esto iba parejo a la antipatía que empezaban a sentir por ella los súbditos del rey bávaro. 

(*)Clac: Butacas semigratuitas en los teatros ocupadas por fanáticos del espectaculo, o público afín a la empresa o al artísta cuyo único cometido era aplaudir.


Vida de una Mujer: Lola Montez consta de las siguientes entradas: