feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

Placeres de Italia: Sorrento ( II )

Placeres de Italia: Sorrento ( II )
Sorrento

Decíamos en nuestra anterior entrada, que la carretera SS145 desde la autopista hasta la ciudad de Sorrento, brinda en su recorrido placeres y desdichas a partes iguales. Sea como fuere no será una carretera de esas que te deja indiferente, a su manera la ruta posee una personalidad que unos días maldices y otros agradeces. Por de pronto, han limpiado los túneles, cubiertos de bolsas de basura en nuestra anterior visita, y también los han iluminado, eso la hace menos sórdida. Pero la pesadilla de los conductores sigue ahí, en forma de una nube de motocicletas impacientes que te adelantan por los lugares más inverosímiles, y cuya habilidad hace buena la larga nomina de campeones italianos sobre las dos ruedas. Los encontraras por todos los lados en esta península. A veces, hemos pensado que los sorretinos son una especie mutante entre el humano y el motociclo. Que además están dotados, de forma natural , de un sentido de aprovechamiento del espacio, (en esta península no está de más) pues cada una de las maquinas es utilizada por dos o tres personas; a veces se incluye el perrito que se mantiene sobre la maquina en un extraordinario equilibrio. No hay otra forma de moverse por aquí. El mes de Agosto es un permanente atasco. Bastantes kilómetros antes de llegar a Sorrento se forma una retención que ya no te abandona hasta atravesar la misma en dirección ya hacia Positano, donde, por cierto, te aguarda otra. Los visitantes ocasionales tienen aquí una perfecta oportunidad para enfocar el día a día de los italianos, y eso que en Nápoles algunos no se consideran como tales. 
En Italia la mayoría de las playas son privadas, en la costa sorrentina también. Tienen su encanto, aunque si vas buscando arena aquí no la encontraras
Playa de Sorrento. En Italia la mayoría de las playas son privadas, en la costa sorrentina también. Tienen su encanto, aunque si vas buscando arena aquí no la encontraras.
     Es curioso porque aquello de los tópicos funciona, y si los buscas los encuentras -los tópicos, queremos decir- No sabemos en que proporción, pero vas buscando encuadres que ajusten con las imágenes prediseñadas que sobre este país existen. A veces, el tópico interesa y se explota, otras no tanto; la diferencia es que los tópicos en esta parte de Italia tienen cierta autenticidad, pero es fácil sacarlos de contexto. No es inusual sorprender a un conductor bloqueando la circulación dentro de un túnel, porque el niño está haciendo pis junto a lo que parece ser la salida de emergencia. Esta imagen, que de tan manida satura como tópico, es perfectamente real en un día de verano en esta atestada carretera, pero requiere una matización: el padre ha aprovechado una de las largas paradas que se producen, pero con tan mala fortuna que los coches han empezado a circular cuando el niño empezaba a mear. Muy entretenido, pero no merece una foto, porque quizás más adelante te encontraras que hasta los minusválidos en silla de ruedas ocupan la calzada de los automóviles, y son de los pocos que respetan los semáforos. Lo cierto es que no tienen mas remedio, un coche le impide el paso por delante, y su intrepidez no da suficiente como para ocupar el sentido contrario. Este esperpento es el resultado de unas aceras intransitables que le impiden circular por ellas, si eres observador, pronto te darás cuenta de que en algunas zonas de Italia los servicios públicos sencillamente, no existen. No es pues esta zona un lugar adecuada para gente en silla de ruedas, e incluso es complicada para las muletas, aunque hemos encontrado un par de ellas sobre una toalla que a su vez estaba tendida sobre la roca de una escollera en una zona de muy difícil acceso. 
Meta de Sorrento
Meta de Sorrento, comuna vecina a Sorrento. Últimamente ha adquirido cierta notoriedad. Esta es su playa. Como se ve, las dificultades orográficas con imponentes paredes verticales, dejan un espacio muy escaso para el divertimento. Los fines de semana esta playa es un mar de sombrillas. Si se observa en la parte superior izquierda de la foto, se puede advertir la construcción de un hotel cuyas obras, al parecer, han sido paralizadas. Las olas entraban en la futura recepción.
     No sé a ustedes, pero a mi toda esta vida vista desde el cómodo asiento de un coche me vigoriza, parece que es una oportunidad única para sorprender ese paisaje humano desde la ventanita del auto sin interferir lo más mínimo. Como un científico de esos, creo que les llaman de campo, agazapados dentro de un refugio, dando fe de la vida animal tal cual es. Hasta he tenido la oportunidad de verificar varias cosas, y entre ellas destaco una: nadie utiliza la bocina. Como todo el mundo hace pirulas (infracciones de trafico) no se sienten autorizados a censurar al prójimo. Les bendigo por eso, y les ofrezco importación masiva de conductores cabreados de España; una especie insoportable, les advierto. Otra que he observado, es que en las carreteras de esta zona el mejor seguro de vida es el de las aglomeraciones; un coche detrás de otro en una larga fila que impide correr lo mas mínimo. Es una pesadez, pero ya les he dicho que garantiza la seguridad y el buen estado de animo. Esto no va a impedir que los motoristas te impacten a veces en los retrovisores, apurando tanto la distancia que, en ocasiones, claro, se dan. O lo que es aun peor, que en una de esas maniobras suicidas esos centauros te obliguen a empotrarte contra un arcén de unos cinco centímetros de ancho. Y eso exagerando, que el borde de la carretera viene con frecuencia limitado por la fachada de una casa o un murete de piedras, porque más allá puede haber un precipicio que termina en el mar. 
     Decía que prefiero la compañía de estos chiflados a circular por el sentido con menos tráfico, la mentalidad arrojada de un tipo muy preciso de italiano en la carretera, te puede dar más de un susto y obligarte a cederle el paso en contra de toda normativa, y con tan absoluta naturalidad que, a veces, el infractor pareces serlo tú mismo. No sé, puede que fuera el comentario de un italiano que veía a sus conciudadanos como excesivamente impacientes, lo que les lleva a invadir de este manera, con absoluto arrojo, el carril contrario. Y ello pese a que la carretera muestran en toda su longitud, esto es: 30, 40, cincuenta o sesenta kilómetros, una línea continua ininterrumpida. Que ingenuidad, si se respetaran las señales de tráfico todo esta zona quedaría paralizada. Su extraordinaria tensión vital, la pericia que da la costumbre, hacen que esta carretera no esté sembrada de cadáveres, vista la habilidad que utilizan para sortear el coche que viene de frente casi en el último segundo. Este ímpetu no impide tampoco comportamientos paradójicos, como el del autobús de línea detenido en la calzada, aguardando los titubeos de un perrito abandonado que había ocupado la carretera como senda, buscando el animalito desesperadamente a los suyos. En cualquier caso, y a pesar de su destreza, la especialidad médica más demandada por estas tierras es la del traumatólogo, o sea los carpinteros de la medicina. Los accidentes de tráfico son bastante chungos, (graves, severos) y entre el paisaje humano de los pueblos de la zona, es relativamente frecuente observar a este tipo de pacientes, mas bien jóvenes, con brazos o piernas rotos, cuando no ambos a la vez.