feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

HISTORIA DE LA ELEGANCIA Y EL DANDISMO. BAGDAD SIGLO IX

Hace ya algunos años dimos entrada a sendos trabajos relacionados con el buen gusto y la elegancia. Nos referimos al episodio de Los Incroyables situado cronológicamente en los postreros años de la Francia de la Revolución, y el fenómeno conocido como dandismo cuya figura mas señera es la de Brummell. Ambos movimientos se caracterizan por sustanciar una reacción aristocrática ante la apremiante intromisión de una nueva clase social; la burguesa en los circuitos del lujo y la ostentación. Ambos cultivaron una disposición de despecho hace estos nuevos ricos dando por cierto que el buen gusto y la curialidad era mas bien una cuestión de cuna que de dinero, de tal manera que "el burgués se protege del clima pero solo el elegante se viste" acabó por constituir su máxima. La cultura, la educación, la etiqueta, el saber estar solo estaban a disposición de unos iniciados que además de vestir primorosamente participaban de unos códigos y una gestualidad exclusiva entre los que no tenia cabida la aristocracia del dinero. Cabe decir que a lo largo de la historia esta aristocracia del buen gusto ha dejado su huella en distintas culturas. Consideramos los llamados "lindos" o "petimetres"  personajes escasamente documentados pero presentes en el barroco español o los distinguidos personajes de la dinastía Tang en China [+618 a +907] que culminan en sus modos todo el sofisticado refinamiento de la civilización China. 
Vamos a retroceder mil trescientos años para ocuparnos en esta ocasión de los abasidas, así conocidos porque su primer Califa fue Abul-Abbas en el +750. Sabemos que los abasidas desalojaron del califato a los Omeyas¹  que habían establecido en Damasco su capital. Doce años después en el 762, Al-Mansur decidió trasladar su capital a la ciudad de  Bagdad. De hecho determinó construirla, aprovechando un antiguo enclave persa, en un lugar próximo al río Tigris. Para ello decidió pintar  en el suelo con una marca de ceniza, la urbe que había imaginado,  y tras cinco años de trabajo y cien mil hombres consiguió erigir la que acabaría por convertirse en la ciudad mas brillante del mundo durante algunos siglos. Capital de un Imperio que se extendía desde la fronteras de La India hasta el Estrecho de Gibraltar, cosmopolita y refinada en extremo. Por sus calles se movían personajes llegados de La India, China, las estepas rusas, europeos, blancos, negros, musulmanes, cristianos, judíos. Las riquezas que llegaban desde todas las partes del planeta, señaladas estas por cada una de sus cuatro puertas de hierro,  consiguieron configurar una clase de personajes exquisitos y refinados: los elegantes que impusieron sus gustos estéticos durante un par de siglos en los modales, la indumentaria y la alimentación. 


Puerto fluvial del Tigris


     Maestros de la indolencia y el buen gusto, aficionados a los ejercicios poetices y el coqueteo intelectual.  Inclinados  muchos de ellos hacia una afectado afeminamiento y otros rendidos de admiración ante la belleza inmarcesible de las cantantes, una suerte de hetairas cultivadas tan agudas, ingeniosas e inteligentes que a fuerza de recibir un pago por sus servicios muchas de ellas llegaron a conseguir la libertad, si no la legal sí aquella que nace de de la potencia de sus atributos. La dinastía de los abasidas al trasladar su capital a Bagdad quedó impregnada entre otras de la herencia persa. Marcas iranas en la cultura Bagdati lo constituyente por ejemplo las capas de seda, la poesía, la jardinería, los velos semitransparentes y las zapatillas,  en efecto; cómodo calzado cuyas plantillas fueron impregnadas con las mas delicados perfumes, tal y como atestigua el consumo que de ellas hacia la madre del califa Al-Mutadid [857-902] que requería un nuevo par de piezas por semana. También es de origen persa la soprendente manera de conservar el peso consumiendo barro de Jurasan² puesto que la obesidad era considerada tanto un desajuste físico como intelectual. En este sentido la eqtiqueta culinaria de los elegantes pasaba por tomar bocados pequeños, masticando lentamente y evitando la glotonería. La parte de la mesa que ocupan deben quedar limpia de sal, migas, liquido y por supuesto grasa. A un elegante se le conoce sobre todo por la forma de comer, si el alimento le hace perder las formas no merece pertenecer al mundo de los elegidos. Entre las comidas que deben evitar se encuentran los guisos del día anterior, ni los que estén recalentados. Deben abstenerse de mojar en el caldo, evitando en lo posible la langosta, el bogavante y las legumbres por los gases y frecuentes borborigmos intestinales que ocasionan. La comida debería limitarse a una ingesta por jornada.


La Ciudad Redonda de Bagdad y sus Cuatro Puertas señalando a cada uno de los puntos cardinales
La Ciudad Redonda de Bagdad y sus Cuatro Puertas señalando a cada uno de los puntos cardinales

     Los hombres gustan vestir finas camisas, túnicas de lino, tela de seda y de filoseda³, velos bordados y teñidos con alafor. Tejidos forrados, camisas impregnadas con almizcle, túnicas perfumadas con ambar. No era posible la mezcla de ropa sucia junto a ropa lavada ni tampoco ropa lavada con ropa nueva. En el calzado se debía de evitar los teñidos rojos, los botines  carecían de talón y eran elaborados con piel negra. Utilizan calcetines de seda cruda o de lana de cabra. El perfume de los elegantes estará elaborado con almizcle desmenuzado en agua de rosas o aloe perfumado mediante ambar gris mezclado con agua de claveles. Otra opción es la que ofrece los polvos mezclados con diversas esencias. En cualquier caso el perfume debe ser discreto, apoyándose para esto en el hadiz⁴ del Profeta que sugiere que el perfume del hombre no se debe ver. 







     Pero el movimiento de los elegantes de Bagdad no compete solo a los hombres; las mujeres podían y debían participar también del mismo, habida cuenta de que eran uno de los grandes elementos de inspiración poética, demostrado alguna de ellas unas altas cualidades intelectuales que les hacían merecedoras de participar en igualdad de condiciones en cualquier celebración. A ellas les estaba permitido vestir finas túnicas color oro, gasas de varios colores, seda de lunares, mantos de filoseda, cuellos adornados con collares, mantos negros impregnados de espliego. Usaran sandalias forradas de piel, acharoladas, con la suela mas fina por el centro. Podrán también utilizar botines cortos, sin talón como en el caso de los varones. En cuanto a los perfumes femeninos deberán inclinarse por el sándalo, el clavo, el azafrán, el agua de alcanfor, aceites de violeta, de lilas y sargatillo. Las mujeres podrán en cualquier caso utilizar todos los perfumes de los hombres pero estos se abstendrán de hacer lo propio con los aromas femeninos.

Todo esto acontecía en una ciudad durante el siglo IX. Una urbe que en algún momento de su historia llegaría a alcanzar el millón de habitantes. De aquella Bagdad no queda casi nada, fue destruida por los mongoles en 1258 en el que es probablemente el episodio de exterminio humano mas extremo al que la civilización islámica se tuvo que enfrentar a la vista de los centenares de miles de victimas causadas por la ira de estos bárbaros. Aquella Bagdad pintada en los cuentos de las mil y una noche está ahora bajo los pies de sus visitantes, es el polvo que pisan lo que queda de ella.  Mesopotamia carece de piedra y todas las civilizaciones que por ella han pasado utilizaron básicamente el barro para construir, de forma que polvo fueron y en polvo se convirtieron.



[1] Abderraman I fue uno de los pocos Omeyas que sobrevivieron a la matanza, fundó el emirato independiente de Córdoba
[2] Conocido también como bucarismo. El consumo de barro en la Corte de España está suficientemente documentado y es herencia musulmana. Actualmente se ha insinuado en algunas dietas alimentarias con el fin de perder peso
[3] Mezcla de seda, algodón y lana
[4] Conjunto de normas fijadas supuestamente por el Profeta Mahoma. Si bien la mayoría de ellos son de carácter apócrifo