feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

ELEFANTES. Anécdotas y curiosidades históricas de este animal.

Siempre hemos sentido una particular querencia por los elefantes, son una especie pacífica que no suele aprovechar  su superioridad física para intimidar agresivamente, incluso Plutarco[1] decía que los elefantes son los seres mas miedosos de la Naturaleza, aunque como veremos mas adelante estas afirmaciones hay que tomarlas con mesura. Este carácter apacible y tranquilo de los paquidermos ya llamo su atención en la antigüedad. El historiador romano Plinio El Viejo un autentico compilador de lo conocimiento de su tiempo experimentaba por ellos una natural simpatía, creía que era el animal más casto de la Naturaleza. Este aspecto inusual en la valoración de las cualidades de un animal venía impuesta por los excesos de todo tipo que se sucedían en la Roma Imperial[2], Plinio como buena parte de los escritores romanos se escandalizaba por la falta de decendia y recato de sus contemporáneos. Sostenía que estas bestias eran un ejemplo de pudor para la decadente sociedad romana, nadie podía conocer las peculiariades de los contactos físicos entre el macho y la hembra porque ambos se ocupaban de llevarlos con la mayor discreción. Esta empatía era también extensible a los habitantes de la ciudad, acostumbrados a la violencia extrema de los espectáculos del anfiteatro Flavio [conocido como Coliseo] y que creían justificado alejar a los paquidermos de la caza y muerte que se practicaba en la arena en los conocidas como «venationes» y en las que se llegaron a sacrificar en tiempos del Emperador Trajano hasta once mil animales con el fin de festejar la conquista de la Dacia, actual Rumanía. Roma no guardaba memoria casi de los 37 elefantes (loxodon africanos) que utilizó Anibal en su campaña,  sobre todo porque la mayoría de ellos perecieron al atravesar los Alpes

     Pero si hay un país en el que la relación con los elefantes adquiera perfiles de intenso reconocimiento este es La India, bueno, mas exactamente el subcontinente Indostanico. Las noticias mas antiguas llegadas a Occidente sobre el elefante las recibimos de forma indirecta y tienen mucho que ver con la retirada de Alejandro Magno de La India, a la vista de sus primeras escaramuzas con este paquidermo que espantaba a sus caballos.  Ctesias, un médico griego al servicio del rey de Persia, Artajerjes II viajó a la India por encargo de este entre los años 404-398 a.C , casi un siglo antes de la aventura de Alejandro, y ya refirió que la mayor parte de la población del mundo conocido vivía en esa tierras. Las bregadas tropas del Macedonio decidieron tras una primera victoria retirarse de La India a la vista de un ejercito de  proporciones tan descomunales que disponía de mas de 4.000 elefantes cual muro impracticable, aunque no es descabellada la exageración. Otro tanto le sucedió a su heredero en en el reino de  Babilonia que se reactiva en el año 312 a.C, en esta ocasión como capital de Selénico[3] que recibe un imperio de semejantes proporciones que se extiende desde el Mediterraneo hasta los límites de la India a la que incluso pretende invadir. Según Plinio[2] Selecuco se las vio con una masa infinita de 600.000 hombres y 9.000 elefantes movilizados por  Chandragupta  fundador del Imperio Mauria al Norte de La India.  Un océano descomunal de muchedumbres jamás visto en Occidente y que empujaron a Selecuco a la firma de un pacto por el cual renunciaba a la parte oriental de su Imperio a cambio de 600 paquidermos con los que intimidad a sus enemigos.

Elefante del Papa León X, regalo de Manuel I de Portugal

     Antonio de Monserrate[4], un jesuita nacido en Vic en el siglo XVI, decía que los elefantes, con ser tan poderosos, tienen dos enemigos marcados por La Providencia con el fin de templar la soberbia que les puede dar su tamaño: estos son los ratones y las hormigas. Sólo por esa razón, decía, los elefantes duermen con su trompa metida en la boca. Se anticipaba probablemente el jesuita al convenio que parecen tener las acacias africanas con un tipo de hormiga muy molesta para los elefantes y que es la única capaz de mantener alejado a este buen bruto de sus sabrosas hojas, que de no ser por aquellas habrían caído abatidas ante la voracidad del mismo. Montserrate es autor de un libro injustamente olvidado por lo prolijo de sus descripciones en la corte del Imperio Mogol [Mogol sin «n»] y nos proporciona cierta información que bien puede causarnos incredulidad. Refiere por ejemplo que los machos pueden volverse locos durante determinados episodios de su vida, y que esta enajenación violenta era aprovechada por los mogoles para realzar su utilización militar, pero como quiera que se trata de un animal con tendencias apacibles de la misma manera que aparecían estas febrículas violentas desaparecían, probablemente porque estuvieran relacionadas con el periodo de celo de las hembras. Pensaron pues los mogoles aprovechar las ventajas de un animal airado y decidieron alimentarlos con carne de tigre, creyendo que la fuerza de este felino pasaría al paquidermo haciéndole mas salvaje contra sus enemigos. En efecto nada de esto sucedía y el elefante conservaba su naturaleza tranquila. 


Terra. Giuseppe Arcimboldo. 1563

    Los emperadores mogoles mantuvieron una estrecha relación con este animal, hasta el punto de que sus favoritas eran transportadas a lomos de elefante, ahora bien, como quiera que ninguna mujer del harén podía ser vista por ojo alguno, llevaban esta restricción hasta ridículos extremos y cubrían la cabeza del elefante cuando transportaban a sus favoritas en una práctica conocida como purdha. El emperador Yahangir, un hombre extraordinariamente apacible, carácter bien extraño a la tradición guerrera de los mogoles, tenía cuatro amores en su vida: los perfumes, su mujer y los elefantes, el cuarto le llevó precipitadamente a la tumba, era un alcohólico. 

     Al sur de la India, y a pesar de la invasión musulmana de los mongoles en buena parte de su territorio, se mantuvo el conocido como Imperio de Vijyanagar. Algunos autores piensa que la resistencia del Imperio de Vijayanagar al huracán musulmán es lo que permitió a La India conservar las viejas tradiciones culturales y religiosas del hinduismo. Un viajero portugués Duarte Barbosa, en el siglo XVI, se ocupó de describir este territorio meridional en el que nuestro amigo el elefante, junto a los caballos era un ser tan privilegiado que incluso se le perfumaba De suerte que el delicado olfato de los elefantes parece que les llevaba a seleccionar en su dieta las flores más fragantes, es así que antes de devorarlas se embelesan con su aroma; la flor del naranjo estaba entre sus preferidas [5]

Elefante de La Torre de Londres

     Felipe II que había utilizado los servicios de jesuitas como parte de su red colonial e imperial, es el caso del  padre Montserrate,  también recibió como obsequió un elefante remitido a la Península precisamente por el virrey de la India, Francisco de Mascarenhas. Este animal  llegó al Monasterio del Escorial en el año 1583, controlado por un guía nativo a los que se conocía como mahouts. El elefante obsequió al rey con las habilidades de la que era capaz tales como inclinarse, tumbarse o coger frutas con la trompa. No es difícil imaginar el pasmo causado por la presencia de este animal en los paisajes españoles, aunque hemos de decir que no era la primer vez. En efecto, varios años antes, 1549, La Reina de Portugal, Catalina de Austria, tía de Felipe II había empezado a practicar la diplomacia de los animales. Aprovechando las grandes posesiones ultramarinas de este pequeño reino, cuyos monarcas en algún momento de la historia fueron los mas ricos de Occidente, importó a la metrópolis toda suerte de animales exótico con el fin de respaldar eventuales alianzas. Uno de estos animales fue una cría de elefante al que se le puso el nombre de Suleiman. Catalina de Austria obsequió con este presente a su nieto Carlos, hijo de Felipe II, aunque por razones no precisadas [bien puede tener que ver la naturaleza inestable de Carlos que se complacía en el maltrato de sus animales de compañía] el elefante acabó en la Corte Austriaca causando un natural asombro. El elefante Suleiman sirvió incluso como modelo y su cabeza puede contemplarse en una cuadro del pintor Arcimboldo con el que acompañamos esta entrada. En esta misma linea diplomática el prudente y hábil Manuel I de Portugal a principios del siglo XVI obsequió al Papa Leon X con un paquidermo albino de nombre Annone con el fin de agradecer la protección del Papado respecto a las nuevas rutas comerciales abiertas por el reino luso. La prodigalidad de los monarcas portugueses no tenía límite y de no mediar un desafortunado naufragio El Vaticano habría recibido también el testimonio de un rinoceronte blanco que se ahogó en el mismo. mas que nada porque su pesado cuerpo estaba amarrado a las argollas del buque y este lo arrastro hasta el fondo.


Mosaico romano. Las venationes, peleas y cacerías de animales en los anfiteatros del Imperio constituyeron uno de los festejos más solicitados por los ciudadanos del Imperio. El emperador Cómodo se había especializado, por ejemplo en la caza de avestruces.

     Luis IX de Francia, también conocido como San Luis aprovechó su presencia en el Norte de África, donde precisamente murió, para incautarse de un elefante con el que obsequió en 1255 al rey inglés Enrique III,  para este se habilitó un establo en la Torre de Londres. Un último episodio lo protagonizó el conocido Padre de la fuerza o Abû al- Abbâs. Este fue el significativo nombre de un elefante obsequio del califa Hârûm al-Rashîd  al Emperador Carlomagno. El animal desembarco en Porto Venere y murió ocho años después, tras pasear indolente su peso por todos los caminos de Europa septemtrional, no en balde las crónicas de la época se referían a él como Ambulabat o ambulator[6]


Os ofrecemos la bibliografía utilizada





[1] Plutarco «Vidas paralelas. Alejandro»
[2] Plinio, Historia Natural  VI, 22.4
[3] Fundador del Imperio Seleúcida. A la muerte de Alejandro Magno su Imperio fue repartido entre sus diádocos o generales, los mas importantes fueron el propio Selecuco, Ptolomeo en Egipto y Antígono en Macedonia.
[4] Comentario del Padre Monserrate en su viaje a la Corte de Akbar el Grande
[5] Chronica dos reis de Bisnaga
[6] Monachi Sangallensis de Gestis Karoli Imperatores. MGH. scriptores. TOMO II p 752. Ver detalles en  Les Carolingies et le califat abbaside [VIII-IX]  Philippe Sénac