feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

Aseo, Tocador y Toilette de una mujer en Roma hace dos mil años.

Hace ya un tiempo, y preparando una entrada -que aún no hemos concluido por cierto- sobre el mundo de los bolsos y su historia, nos dimos cuenta de que pese a la extrema sofisticación de la civilización romana sus más notables damas no ofrecían testimonio alguna de sus bolsos, ni monedero, ni artilugio alguno que pudiera considerarse como tal  ¿Qué significaba esto? ¿Acaso Roma ignoraba la existencia de los bolsos? ¿Cómo era posible que una cultura que había tocado prácticamente todos los registros mundanos ignorase la existencia de los bolsos? Un día sin embargo nos dimos cuenta de que tal accesorio no era necesario a las patricias romanas porque siempre iban rodeadas de una nube de esclavas que, entre otras cosas, se ocupaban de llevar todos los objetos que esta pudiera necesitar. Los bolsos eran las mismas esclavas, una muchedumbre de esclavas.
     La esclavitud constituía la autentica masa obrera que permitió a Roma transformar y mantener un mundo hecho a la medida de los ciudadanos del Imperio. Ningún proyecto por descabellado que fuera quedaba privado de su correspondiente asignación de energía gratuita, la de los esclavos; moviendo barcos, extrayendo mineral, construyendo caminos, lavando ropa, etc. Se ha dicho que Roma fue la dueña del mundo conocido y que los romanos mostraban la altanería propia de quien se cree el señor de todo. Pero hay alguien que era aún más poderoso que los propios romanos: sus mujeres, las ciudadanas de Roma. La esposa de cualquier propietario mediano podía disponer de centenares de esclavos con poder de vida y muerte sobre ellos. El aseo de una de estas matronas era un actividad en la que se encontraban presentes varios esclavos especializados. Gustaba hacerse llamar dueña o señora y acaso lo primero que vieran sus sirvientes cuando esta se despertaba y si era ya de cierta edad  -lo que nos hace pensar en una mujer de treinta años-  tenía que ver mas con el rostro de un mono que con el de una bella mujer. No deseamos incurrir en barroquismo ni caricatura alguna pues es suficiente con leer a los clásicos para advertir  la penosa opinión que conservaban de sus clases aúlicas pues los permanentes excesos de su vida cotidiana solían pasar factura a la piel de aquellas déspotas libidinosas y licenciosas. Una nube de sirvientes acudía entonces para intentar restaurar en un proceloso  y largo trabajo de toilette lo que una noche de abusos  solía desbaratar en un par de horas. Primero le lavaban los ojos con agua fresca. Luego, provistos de polvos , pomadas y tinturas acudían prestos a la habitación de su ama, cada una de las doncellas –y ello por utilizar un termino dulce-   se ocupaba de  sujetar una bandeja de plata, la otra un orinal, otra un recipiente con agua, otra un espejo, otra aporta dientes postizos arrancados a un cadáver y con los que intenta disimular su incompleta dentadura, drogas también para tratar sus doloridas encías, cejas, pestañas . Dispuestas a realizar un esmerado trabajo de peluquería en el que suelen teñir de rubio sus naturales cabellos oscuros. Utilizan hierros calientes para proporcionarle los bucles de lo que carecen, de forma que el paradigma de la elegancia consiste en dejar flotar los cabellos por encima de sus cejas quedando libres en su espalda.
     Los baños de leche de burra de la Emperatriz Popea consistían mas bien en un emplasto aplicado sobre el rostro antes del descanso y que a la mañana siguiente estaba ya endurecidos sobre el rostro cual capa de yeso agrietada. Si a ello añadimos que las damas solían retirarse antes de dormir la peluca, sus dientes postizos y el perfilado de sus cejas,  el espectáculo matutino era algo sorprendente, en todo caso muy lejos de la imagen idealizada de Venus. Otro tipo de mascarilla es la referida por Juvenal (VI, p 467) y estaba elaborada con harina de haba y arroz y que supuestamente eliminaba las arrugas, este autor por cierto tenia a las mujeres romanas como los seres mas depravados de la naturaleza, capaces de mandar crucificar a un esclavo solo por mordisquear un trozo de pescado. Ovidio decía que los secretos de belleza de una mujer romana jamás deben aparecer a los ojos de su amante, porque a la postre se reducen a cremas y potingues que cuando se secan en el rostro presentan un aspecto repugnante capaz de arrastrar tu hermosura «allá donde debe de estar» sino también acabará con los deseos de aquel con el que compartas el lecho. Bien se ha dicho que Roma era una continuación de Grecia y en los artículos de belleza así como en los nombres de las criadas dedicadas a acicalar a las patricias se respira aire griego. Ninguna crema tendrá eficacia alguna si no es presentada dentro de un vaso griego, ningún perfume tendrá éxito alguno si no proviene de Grecia, ni el nombre de los numerosos productos dedicados al mantenimiento del cutis y el cuerpo puede eludir este clásico esnobismo que nos es tan familiar en el mundo moderno con numerosos productos. A todos ellos se refieren los romanos como Cosmètes.
     La leche de burra tan presente ya en el tópico de belleza femenino era originalmente indicada para las enfermedades pulmonares. Ya hemos dicho que Popea, la mujer de Nerón, se bañaba todos los días en leche de burra caliente y nunca viajaba sin hacerse acompañar por estos équidos. Plinio refería la ridícula anécdota de que había mujeres en Roma que se bañaban varias veces en leche de burra pensando que su uso intensivo tendría mas eficacia. La leche de burra caliente también se aplicaba directamente en la piel con una esponja formando lo que se llamaba cataplasma.

     Phiale era el nombre de la esclava que se encargaba de aplicar colorete en la cara de su señora, por lo general rojo o blanco pero antes de efectuar esta operación la esclava debía de efectuar un ritual extraño: soplaba sobre un espejo de metal que posteriormente presentaba a su dueña, esta era la forma que la patricia tenía para asegurarse de que la saliva de la esclava estaba perfumada y no hedía, la razón de esto hay que buscarla en el hecho de que  la phiale debía triturar con su boca la pintura para después aplicarla sobre las mejillas de su ama, impregnándola también con su saliva, ello era el motivo de esta preocupación y no otro. Un pequeño cofre de marfil o de cristal de roca llamado narthekia se utilizaba para guardar lose pequeños botes, frasquitos de perfume y accesorios de belleza. A decir de muchos el narthekia era el objeto más precioso del tocador de una mujer romana.
     Otra sirviente conocida con el nombre de Stimmi (stidium en latin) sostenía con su mano, y dentro de una concha, una solución de galena de plomo disuelta en agua, en la otra mano disponía de un pincel, con ayuda del cual pintaría los párpados perfectamente arqueados. El surmé otro polvo negro, servía para pintar las cejas, mezcla de galena de plomo, antinomio o bismuto para su aplicación se utilizaba una suerte de punzón (algunos autores lo llaman calliblepharon, término de origen griego que se puede traducir como «belleza para el parpado», otros sin embargo entienden que el vocablo alude al tipo de mezcla utilizado para el maquillaje). Otra esclava se encargaba de ofrecer el mastic de la isla de Quios, una resina masticable que tenia la propiedad de aromatizar el aliento, en Roma se comercializaron caramelos de mastic por un tal Cosmo como bien se encarga de apuntar Marcial en sus Epigramas . El mastic seco y desleido en orina humana, mezclado y diluido con piedra pómez triturada o polvo de mármol, era un eficacísimo dentífrico que además podía ser teñido de diversos colores.
     Los dientes postizos podían ser  elaborados con marfil y fijados a las encías con filamentos de oro. Cicerón (de Legg. II, 24) afirma que estaba prohibido enterar a los cadáveres con ninguna pieza de oro, por lo que es fácil suponer que estos fijadores eran retirados ante de la exhumación. Sin embargo un pintor alemán del siglo XVIII, Wilhelm Tischeim, sostenía que en el curso de su trabajo (Peintures de vases. I p 63) había tenido la oportunidad de observar en una tumba donde se conservaban varios vasos griegos, siete dientes unidos por este metal
     Juvenal puede que  se dejara arrastrar por una feroz misoginia, pero la naturaleza altiva o sencillamente vil de las patricias romanas parece basarse en buenos fundamentos con lo que la prevención del poeta quedaba justificada: La domina [y toda mujer de clase noble en Roma mayor de 14 años lo era, incluida la Emperatriz] ejercía sobre sus cosmetae un constante violencia ante la mas mínima torpeza o error, para ello solía utilizar varios instrumentos, afortunadamente ninguno mortal toda vez que se trataba de trabajos que exigían una habilidad e incluso confianza, el mas importante era el calamistrum un instrumento de hierro utilizado para acondicionar las pelucas cuya punta roma se solía hincar en la piel para castigar cualquier descuido, aunque con tal fin podían utilizarse  las mismas uñas, o el puño. A veces sin embargo la ira impedía controlar los efectos del castigo y este producía heridas de consideración tal y como le sucedió al mismo Emperador Adriano que le sacó un ojo a uno de sus sirvientes, aunque después, arrepentido, le cubrió de oro. De todos los accesorios tras los que las patricias romanas solían guarecerse para ocultar su decadencia física, la peluca ocupa un lugar importante. Probablemente el uso de colorantes y tintes inadecuados, un alimentacion deficiente, el consumo inmoderado de plomo no solo en los productos de cosmética sino en el mismo vino que consumían [su cocción se realizaba en recipientes recubiertos de plomo que endulzaba el producto] producían unos efectos devastadores en la cabellera. La imagen idealizada de la mujer aristócrata romana debe mas bien responder al de una dama completamente calva a la que le faltan varios dientes, todo ello acompañado de una piel parecida a la cáscara de una naranja o a la de un campo de batalla recién barrido por la artillería. Pero esto es un problema menor. Jerome Nriagu, un científico canadiense sostenía, y no era el único, que una de las causas de la desaparición del Imperio Romano fue la decadencia de sus élites  permanente intoxicadas con derivados del plomo que como bien sabemos produce entre otras cosas una suerte de debilidad intelectual. Ello explicaría no solo la presencia de Emperadores psíquicamente  alterados: Calígula, Heliogábalo, Cómodo, sino  también la de una clase dirigente sumida en la asepsia moral y en la insensatez social.
     Roma, y en ello no era excepción sobre los pueblos de la antigüedad, practicaba una guerra de exterminio ante sus enemigos. No se conformaba con la victoria sino que trataba de doblegar a los vencidos hasta el límite de lo soportable, las pelucas constituían uno de estos elementos con los que el poder de Roma pretendía humillar a las tribus germánicas a las que había sometido pues era el cabello rubio el mas apreciado, y cuanto mas abundante mejor. Probablemente arrancar el cuero cabelludo a los cadáveres fuera una práctica habitual para satisfacer el insaciable mercado del lujo. No era el único medio y seguramente muchas esclavas de pelo rubio se vieran condenadas de por vida a una cabellera recortada con el fin de servir las necesidades de aquellas matronas incapaces de aceptar su calvicie.