feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

Ecografías, sabiduría popular e infanticidos selectivos en la China del siglo XVI

Templo de Angkor ca 1150. Un demonio practicándo un aborto. Lacasamundo
Aborto en Angkor ca. 1150

De los siete u ocho mil millones de habitantes del planeta mas o menos la mitad son mujeres. Pues bien, de todas ellas, solo una quinta parte, y exageramos, viven en unas condiciones en las que sus derechos no son puestos en cuestión, hasta el punto de que el mero hecho de utilizar un transporte público no constituya un riesgo para su seguridad. Por razones históricas, culturales y sociales, el nacimiento de una mujer en muchos países es una desgracia porque priva a sus padres de los beneficios que unos valores consuetudinarios ofrecen a aquellas familias que poseen hijos varones. Esto empuja a muchas mujeres a garantizarse una descendencia masculina que las asegure una vida aceptable, y sobre todo, una vejez llevadera, toda vez que es el varón el que acaba por determinar la suerte de sus padres durante su senectud. Esta situación (junto a otras) ha llevado a muchas mujeres prácticamente hasta el límite de lo tolerable, empujándolas al asesinato de sus propios descendientes, con mayor probabilidad si estos son niñas.
       No es el cometido de esta breve entrada el pormenorizar las innumerables culturales que han practicado el infanticidio, y como una extensión de este el feminicidio. Uno y otro se han  practicado  hasta fechas relativamente recientes(*), desde los yanomamis, en la selva del Amazonas, a sociedades de peso demográfico rotundo, como China o La India. Si buceamos en el tiempo, nuestra propia sociedad occidental, heredera de la cultura greco-latina, practicó durante siglos el infanticidio. Un aspecto soterrado, pero habitual en la historia de estas sociedades, estimadas como gallardas y modélicas. 
     El infanticidio es una corriente turbia en las sociedades civilizadas remisas a un detallado estudio sobre su alcance, porque, para nuestra sorpresa, fue practicado por razones eugenésicas, consentido y hasta fomentado entre las clases obreras que padecieron las sucesivas Revoluciones Industriales. Una variedad del infanticidio es el feminicidio; la eliminación selectiva del infante en razón de su sexo, y que ha conseguido traspasar las fronteras del pasado para instalarse de alguna manera en la sociedades modernas, a pesar de que la fuerza de su significado quede enmascarado por elucubraciones tecnológicas y científicas. La prohibición de ecografías diagnósticas prenatales en La India y otros países, tiene por objeto limitar la práctica de abortos selectivos en función del sexo del feto, y generalmente practicado sobre niñas. La tecnología permite hoy realizar, casi con absoluta seguridad, estas determinaciones, pero hace un siglo esto no era posible, lo cual no es óbice para que eso que se llama con cierta suficiencia; sabiduría popular, elaborara métodos discutibles, pero que no nos atreveríamos a menospreciar tajantemente. Una civilización tan compleja como la China, y que a veces puede parecer incluso a contracorriente (**),  elaboró, incluso desde el siglo XVI, varios métodos para determinar el sexo del feto, con  consecuencias frecuentemente indeseables para el mismo. 

Los infanticidios en China se solían efectuar por ahogamiento. Lacasamundo.com
Los infanticidios en China se solían efectuar por ahogamiento.

      Muchos de ellas tienen que ver con las características físicas que presenta la madre durante el embarazo. Así, presta especial atención a la forma del vientre, tensión de la la piel y coloración de los pechos. Un vientre grueso, muy voluminoso y difícil de llevar, si la piel se mantienen fresca y el pezón se oscurece ligeramente, sugiere un embarazo de niña. En cambio, cuando se trata de un vientre más ligero y la madre puede mantener su ritmo de vida cotidiano, aparecen pecas en la cara y el pezón se oscurece intensamente, es probable que manifieste un embarazo masculino. Otros aspectos como los movimientos fetales podían señalar el sexo del feto, cual la existencia de puñetazos y patadas, además de bajo deseo sexual, insinuaban una hembra. Un antiguo tratado del año 1593 fijaba una fórmula matemática para determinar el sexo de un feto:

-  Al número 49 se le suma el mes (mes lunar) de la concepción.
-  A la cifra anterior se le resta la edad de la madre ( teniendo en cuenta que la edad en China se fija desde el momento de la concepción y no desde la del nacimiento. Es decir, un niño chino nacido en la misma fecha (calendario occidental)  que uno español, es 9 meses mayor.
-  A este número, por fin, se le van restando otros  por conceptos de dudosa legitimidad experimental (por no llamarlos estrafalarios) como puede ser el cielo, los planteas, los elementos, las estaciones, incluso por las notas musicales, de tal forma que al final nos encontraremos con un resto: Par o Impar. Si es par tendremos una niña, y si es impar un varón. Teniendo en cuenta que en la civilización China el numero par es imperfecto. En el caso de que la predicción fallara se concluía que el infante moriría joven

     Otros métodos se basaban en el pulso, si el pulso era idéntico entre el brazo izquierdo y el derecho la mujer estaba embarazada de gemelos. Si era mas fuerte en el brazo izquierdo era un varón, y si lo era en el brazo derecho una hembra, puesto que la psicología china cree que los fetos dentro del seno materno ocupan el lado derecho, si son hembras, y el izquierdo si son varones. Como una adenda a lo referido la sabiduría popular china consideraba que la mejor manera de determinar los hijos adulterinos era vertiendo una gota de sangre del padre y otra del hijo sobre un recipiente con agua, si la sangre se mezclaba era legítimo, en caso contrario no era su hijo

     Como se deduce de lo antedicho el sexo femenino en la cultura China venía señalado desde la concepción por notas de naturaleza negativa, lo que en muchos casos determinaba que estas supersticiones se utilizaran con fines meramente abortivos, si el embarazo se suponía era el de una niña.

(*) Es obvio que el infanticido se sigue prácticando en la actualidad.
(**)No en balde, algo tan al uso como una nota a pie de página, carece de sentido en China, toda vez que se disponen al principio de la misma