feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

Camisas italianas. Un terrible secreto.


Esta entrada guarda una pequeña sorpresa ¿Pensabais que íbamos a hablar de camisas italianas? Es cierto, pero no se trata de valorar su perfecta hechura, su buen tacto y su mejor corte; vamos a hablar de camisas como si fueran mortajas, porque de eso se trata. Hablamos de camisas asesinas. Recapitulemos: hace unos años se exhumaron en Francia los restos de una mujer llamada Agnès Sorel. No era una cualquiera, y en su tiempo llegó a ser considerada como la criatura más bella de Francia. Amante del rey Carlos VII al que dió tres hijos, murió repentinamente. Hace unos años se exhumó su cadáver y lo que se halló fueron restos de veneno. Aunque no se trate de resultados concluyentes la desdichada Agnès pudo ser uno de las muchas víctimas de este enemigo invisible tan detestado en la antigüedad. Por lo visto Carlos VII quedaría tan impresionado por esta muerte que, temeroso de seguir el mismo destino que su amada, dejó de comer y moriría de inanición. 


Camisa italiana
La pieza conocida como Camisa italiana


     El veneno ha acompañado al hombre a lo largo de toda su historia pero en Italia adquirió tintes de obra maestra, muy en la línea de su particular facilidad para convertir en arte todo aquello que enfrentan. En la Edad Media y el Renacimiento los envenenadores aprovecharon la inveterada falta de higiene de la época para impregnar las camisas con soluciones tóxicas como el arsénico. Como quiera que estas prendas podían utilizarse ininterrumpidamente durante varias meses sin cambiarlas ni lavarlas, la piel iba absorbiendo poco a poco el producto y la muerte se producía irremediablemente. A este artificio asesino se le acabó por conocer con el nombre de “camisa italiana” 

El pintor Fouquet tomó como modelo para su Vírgen el rostro de Agnés Sorel
El pintor Fouquet tomó como modelo para su Vírgen el rostro de Agnés Sorel

En la Edad Media y el Renacimiento la camisa era utilizada por los dos sexos.
Camisa perteneciente al Arzobispo Ximenez de Rada muerto en el siglo XIII. Hombre de gran envergadura fue Arzobispo de Toledo y Primado de España. La prenda ha sido restaurada.
Camisa perteneciente al Arzobispo Ximenez de Rada muerto en el siglo XIII. Hombre de gran envergadura fue Arzobispo de Toledo y Primado de España. La prenda ha sido restaurada.

     Hercules, el héroe clásico también murió de esta manera, en su caso, el veneno había sido dispuesto sobre la superficie de una capa con la que le habían obsequiado. Los turcos añadían una variante local: dentro del calzado, el sudor corporal aceleraba la transpiración y esto permitía una mejor asimilación del tóxico. En Francia, el uso de veneno, que no era desconocido, empezó a ser institucionalizado con la llegada de la reina Catalina de Médicis, de origen italiano. Lo usó con frecuencia y también con torpeza, pues en el intento de envenenar a un aspirante a la corona francesa, acabó por matar a su propio hijo. El uso de los venenos llegó a hacerse tan corriente entre la aristocracia en tiempos de Luis XIV que el Rey se vió precisado de constituir un Tribunal especifico llamado la Camara Ardiente. Dicho Tribunal se ocupaba únicamente de juzgar los casos de envenenamiento y brujería. El mismo Rey se había librado de perecer envenenado, pues aunque la ponzoña circulaba por delante de sus narices a nadie - por el momento, claro- parecía interesar su muerte. Las acusadas, pues la mayoría eran mujeres, fueron sometidas a espantosas torturas y quemadas en la hoguera. De sus testimonios se deduce el uso del veneno sobre la ropa interior -las camisas exactamente, ya que esta era la función de esta prenda- pero con una variante sobre la anterior, el producto era solo un irritante de la piel que producía severas reacciones, ninguna de ellas mortal. El veneno llegaba después, cuando los infelices buscaban una cura para su piel irritada, oculto en los ungüentos y cremas proporcionados para  aliviarles de su mal. Las escoriaciones de la piel hacían que el veneno penetrara mejor en el cuerpo.