feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

Historia del Chicle.( II )

Historia del Chicle. Parte II y Última. Una historia de emprendedores

Thomas Adams. El pionero
Thomas Adams. El pionero

Bien es verdad que la red no ofrece datos muy coherentes(*) sobre la fecha exacta del exilio del general Santa Anna en los EEUU ¿Fue en 1869 o en 1860? ¿En 1850? ¿En 1870? O bien después de su victoria de El Álamo, que aconteció en el año 1836. Tal y como apunta Agustín López Munguía, un divulgador de la ciencia en Méjico (ver revista ¿cómoves? no pegues tu chicle) existen tantas versiones del encuentro entre Thomas Adams y el general Santa Anna como chicles se han consumido. En fin, convengamos que se diera en torno al año 1869 y que Adams, un fotógrafo emprendedor, acariciara la idea de fabricar caucho más barato. Poco imaginaba que la feliz idea pareciera estar entre las mandíbulas del general Santa Anna, un impenitente consumidor de chicle (lo que demuestra que el éxito nace del fracaso**) y que al parecer le sugirió a Adams la resina del árbol del Tzictli como un producto muy adecuado para sus necesidades, proporcionándole también las referencias para importar varios miles de kilos de la savia del Chicozapote. Adams realizó varias pruebas infructuosas con el fin de manufacturar un sucedáneo del caucho y ya daba por perdida su inversión cuando se le ocurrió utilizar la resina como goma de mascar. El primer chicle se llamó Adams New York nº 1, al que siguió Adams Nueva York nº 2. Era un producto sin ningún sabor, presentado en unidades envueltas en papel de seda. Adams patentó también una maquina expendedora de chicles y presentó al mercado el primer chicle con sabor a regaliz aunque de gusto extremadamente lábil. No sería hasta el año 1880 cuando un farmacéutico llamado John Colgan, consiguió fijar el azúcar al chicle. El sabor fue algo mas complicado toda vez que el producto no los absorbe; el primer chicle con estas características tenía sabor a menta y se denominó Yucatán.

William Wrigley el Cid de los negocios
William Wrigley
     William Wrigley fue otro de esos inquietos precursores. Originalmente se dedicaba a vender jabón en polvo para fregar, pero la goma de mascar se le cruzó por el camino y no desaprovechó la ocasión. Tenía eso que se dice; visión completa del negocio, y sus descendientes no le fueron a la zaga. Su hijo, su nieto y su bisnieto formaron lo que se llama una fructífera dinastía, y no solo por su dedicación al producto que nos ocupa, sino por su habilidad para ser capaces de proezas comerciales como la de vender hielo a los esquimales.
      Se apoyaron, casi desde un principio, en esa utilísima prótesis para los negocios que es la publicidad. Entonces, a finales del siglo XIX, no estaba tan clara la eficacia del marketing, pero W. Wrigley tenía una virtud: sabia rectificar. Empezó vendiendo jabones y para incentivar su consumo regalaba un paquete de levadura. Cuál no sería su sorpresa cuando la gente empezó a comprar su jabón por la levadura que regalaba Decidió entonces invertir el orden de los factores, es decir: pasaría a vender levadura pero esta vez regalaría dos chicles, de tal forma que volvió a suceder mas o menos lo mismo; la gente compraba su levadura por los chicles. 

     Empezó a destacar entre sus competidores gracias a su fe en la publicidad, cuando el mercado se retraía -¡Atención empresarios en crisis!- aumentó sus gastos en publicidad. Efectuando campañas extraordinariamente osadas para su tiempo. Por ejemplo: obsequió con su producto estrella, el chicle de hierbabuena, al millón y medio de personas cuyo nombre figuraba en los listines telefónicos de los Estados Unidos. Una estrategia que repitió mas adelante, pero esta vez con 14 millones de personas: 14 millones de chicles. El testigo lo recogió su hijo Philip K. Wrigley, consiguió una autentica proeza en la II Guerra Mundial (bueno, fueron dos proezas). Convenció al Gobierno de los Estados Unidos de que liberara el mercado del azúcar, sometido a racionamiento por motivos obvios y que era parte esencial en la industria del chicle. Consiguió después que el Departamento de Defensa incluyera el chicle en el listado de productos militares estratégicos por su efectos sedantes y digestivos. Parecía obvio que en los momentos más extremos del combate no se pudiera recurrir al uso del cigarrillo, su gran competidor, vista la necesaria discreción con que se debían efectuar los movimientos de tropas. Cuando desde esta vieja y decadente Europa pensamos que los EEUU son un país sin historia, ignoramos a estos formidables personajes, auténticos paladines del portafolios y no de la espada. Una historia de emprendedores. 

La nueva generación de Wrigley
La nueva generación de Wrigley
     Este audacia empresarial, no exenta de cierta arrogancia, marcó las presiones que efectuó la ya multinacional Wringley sobre el Gobierno de Singapur, el cual había prohibido el uso del chicle en 1992. La empresa consiguió encartar sus peticiones en las negociaciones de libre comercio mantenidas entre los Gobiernos de EEUU y Singapur, aceptando este último derogar la prohibición de la goma de mascar. Wringley también fue pionera en reconocer dos días de libranza a la semana a todos sus trabajadores.

Los problemas urbanos de la goma de mascar
Los problemas urbanos de la goma de mascar
     Puede estimarse como una medida extrema la del Gobierno de Singapur, pero al parecer, el uso inadecuado de este producto inofensivo, entiéndase vandalismo en bienes públicos y privados, determinó al siempre severo Gobierno de Singapur a prohibir el chicle. No es una excepción, y seguramente sentó un precedente porque desde entonces se ha prohibido su uso en infinidad de recintos, como puede ser el caso de las zonas arqueológicas griegas. En Roma, la multa por tirar chicles al suelo es de 50 euros. Y en Barcelona, aunque no se aplica, la sanción es de más de 400 euros. Por lo visto el coste de retirar cada uno de los millones de chicles que alfombran nuestras ciudades es de un euro por unidad. Se calcula que cada metro cuadrado de terreno urbano se encuentra alfombrado por unos veinte chicles.

Recipiente para recogida de chicles
Recipiente para recogida de chicles
     La mayor parte, por no decir la totalidad de la goma de mascar que se utiliza hoy, es sintética, y químicamente está mas cerca de los neumáticos que de la original resina del chicozapote. En contra de lo que se puede pensar son los mexicanos los máximos consumidores per capita de chicle del planeta.

Ben Wilson, utiliza los chicles para realizar pequeños trabajos
Ben Wilson, utiliza los chicles para realizar pequeños trabajos sobre el asfalto
Ben Wilson, utiliza los chicles para realizar pequeños
Ben Wilson, utiliza los chicles para realizar pequeños

(*) En nuestra modesta opinión sólo el 10 ó 15 por ciento de la información que circula por la web es fiable
(**) Ahí, donde le ven, Santa Anna fue 11 veces expresidente de Mexico. Nada más ni nada menos.


La Historia del Chicle consta de dos entradas: