feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

El perfume de Cristo. El perfume de César

El olfato es el más antiguo de todos los sentidos, a partir de el se desarrolló el sistema límbico, el responsable de la parte inconsciente de nuestras emociones. Debemos más a el olfato de lo que imaginamos, de hecho, hay algunos etólogos que consideran que la elección de nuestras parejas es cuestión de olfato y que en la selección natural, nuestras narices, tienen mucho que decir. En efecto, es una forma ramplona de señalar una evidencia: olemos bien o mal, pero olemos, y en el universo del olfato no está todo tan claro. Por de pronto, uno de los ingredientes más sofisticados y antiguos de la industria perfumista es el almizcle o musk; se trata de una palabra de origen sanscrito que viene mas o menos a significar testículo. Palmo arriba  palmo abajo, es allí de donde se le extrae la pequeña glándula que contiene el almizcle, al pequeño ciervo almizclero. Por eso hay quién se refiere al mundo del perfume como al reino de lo paradójico: los mejores aromas habitan en los lugares más inadecuados.
     Perfumarse, ungirse, ha tenido en la tradición clásica un significado religioso del que ahora mismo carece. Los egipcios, por ejemplo, consideraban  al perfume como la “transpiración de los dioses”. Bien puede decirse que en lo esencial, las motivaciones que llevaban a las muy liberadas mujeres del Antiguo Egipcio al uso de sustancias agradables son prácticamente las mismas que las de un/a joven de nuestro tiempo: agradar. Y para que veáis que el olor a nadie deja indiferente, os mostramos dos breves apuntes sobre sendos personajes con trayectorias vitales diferentes, y a los que nos hemos permitido valorar por lo que de común tienen: Jesucristo y Julio Cesar.
María Magdalena portando el recipiente con el aceite de nardo con el que ungió a Cristo. Roger van der Weyden.
María Magdalena portando el recipiente con el aceite de nardo con el que ungió a Cristo. Roger van der Weyden. Siglo XV. Tríptico Braque
 

     En el Libro de Ester, uno de los textos del Antiguo Testamento, ya se hace referencia al uso de los perfumes en la corte del rey  Asuero, el gran rey de Persia -de donde según Plinio proviene el uso del perfume-. Un personaje del que no se tiene constancia histórica alguna y que es identificado como Jerjes I. Asuero repudia a la reina Vasti y la judía Ester decide convertirse en su mujer. No vamos a entrar en los motivos del interés de Ester por este matrimonio, lo cierto es que, según el texto, permaneció durante un año antes de su entrevista con el rey perfumándose constantemente. Ungiéndose unas veces con aceite de mirra y otras veces tomando baños con perfumes aromáticos. 
     También Cristo fue ungido, es decir perfumado. Lo fue casi en dos ocasiones, de hecho “Christos” en griego significa eso: el ungido. En la primera de ellas los evangelios hacen referencia a María de Betania- quizás María Magdalena- una mujer a la que se describe como llevando el cabello suelto, expresión que, conociendo la filosofía algo tosca de la Biblia, hace alusión al ejercicio de  algún oficio indecoroso. María derrama sobre la cabeza de Jesús  un aceite de nardo, el perfume más exquisito de la antigüedad. Trescientos denarios de valor, o lo que es lo mismo, trescientas jornadas de trabajo. Mas o menos un año de salario. No es extraño que los apóstoles se indignaran a la vista de aquel derroche y que las palabras de Jesucristo, quitándole tensión emocional a la escena, no causaran del todo el efecto deseado. Y es que María de Betania no se limitó solo a ungir su cabeza, sino también sus pies, extendiendo el aceite con sus cabellos. Un ritual con notables referencias sensuales que debió de causar algo de turbación en los presentes.
Alejandro Magno, otro gran aficionado a los perfumes
Alejandro Magno, otro gran aficionado a los perfumes. Según el naturalista Plinio se apoderó de un cofre lleno de perfumes cuyo propietario era el rey de Persia Dario III, después de derrotarle en la batalla de Issos. S IV antes de Cristo

     María Magdalena, además de santa  patrona de conversos, de los fabricantes de guantes y peluqueros, de los penitentes y de los que luchan contra las tentaciones sexuales, es también alter ego  de los perfumistas. Al parecer intentó, en una segunda ocasión, ungir el cadáver de Jesús con mirra estando este ya en el sepulcro, pero encontró que ya había resucitado. Un detalle mas que añadir a esta crónica apócrifa de las relaciones especiales entre Cristo y esta mujer.
     Mas el perfume no es solo sagrado. Julio Cesar fue uno de esos varones en nada píos ni tampoco castos, que usó y abusó de los mismos hasta convertirse en un cadáver bien oliente. Bañarse en perfumes para alejar la enfermedad fue bastante corriente sobre todo en la Edad Media, pero de nada servia frente a una daga asesina. La pureza de la República  veía incluso en el uso de los perfumes y los afeites un síntoma de degradación y relajación orientalizante. Solo aceptaban como varonil la ungión clásica, es decir, la utilizada en la antigua Grecia por los combatientes y atletas que se impregnaban el cuerpo de aceites

Julio Cesar, por Rubens. Su perfume: el telino
Julio Cesar, por Rubens. Su perfume: el telino

     Cesar aunque medio calvo y republicano no perdería ni un ápice de seducción por aferrarse al rigor moral de los afines a la República, y entre otras razones, cifraba buena parte de esa capacidad suya para embaucar los corazones  al perfume que utilizaba: el telino, cuyo nombre procede de la isla de donde era originario; la isla de Telo, una de las Cícladas. Casi dos centenares de ínsulas situadas entre Grecia y Turquía. Se hacía con aceite fresco, cálamo, melitica, miel y mejorana, entre otros ingredientes. La presencia de la miel, por su efecto aglutinante, era común en los perfumes de la época, además ayudaba a fijar los olores. 

     De entre todos los componentes utilizados en la antigua Roma destaca el nardo que, como ya hemos visto, era perfume de dioses. Carísimo y deseado, solo los patricios podían permitirse su uso, las clases populares lo utilizaban disuelto en aceites que lo hacia más económico. En la Península itálica se extraía en la zona de la Campania, o sea; la zona de Nápoles.