feat0

Parsis: la religión amable

Son los Parsis, una comunidad religiosa que viajó desde Persia (Iran) hasta la India hace de ello mil años. Son muy pocos; una gota entre un océano de Hindúes, pero tienen un extraordinario poder económico, industrial y cultural en este formidable país. Su religión se pierde en la memoria de la humanidad. Su Dios se llama Aura-Mazda y su profeta, Zaratustra. Practican una religión amable y solidaria que tiene, en cambio, reservado el derecho de admisión; no hacen apostolado, de tal forma que solo es Parsi quién nace Parsi. Los perritos son para ellos animales sagrados........

Leer Más
feat2

La apasionante vida de las hormigas. Amor y guerra en el hormiguero

La vida de Sonia no es nada fácil. Su madre no la puede atender como ella se merece. No es de extrañar, Sonia tiene veinte millones de hermanos. Sonia es una hormiga y la sorprendemos en un momento importante de su vida: se muda de casa. Esta es la Primera Parte de un viaje al mundo de las hormigas del que nos encontramos tan satisfechos que se encuentra entre nuestros favoritos. No es para menos, estos seres diminutos serían los dueños del planeta si no tuvieran tantos enemigos. La fotografía es de Andrey Pavlov

Leer Más
feat3

Venenos. Envenenadores y envenenados.

Os presentamos la serie Veneno. Unas entradas (post) de los que estamos bien satisfechos. Nos ha costado lo suyo pero ha merecido la pena. Después de documentarnos como lo hemos hecho no somos ya los mismos. Pensamos que las sepulturas están llenas de pobres infelices a los que alguién, que no les quería nada, les ha enviado al otro mundo antes de lo que era menester. Y no son casos contados, son miles, decenas de miles.........quién sabe. En cualquier caso bastantes más de los que pensamos ¿Exageramos? Bueno, juzga tu mismo y lee

Leer Más
feat4

La historia del pañal

Estos pantalones sin entrepierna que utilizan los niños de corta edad en China se llaman "kaidangku" y tienen ya un largo recorrido. Al parecer se utilizan en China desde la época de Mao. Están en vías de extinción y poco a poco son sustituidos por los pañales desechables. En Occidente, sin embargo, los pañales de un sólo uso se ven cuestionados y regresa el pañal reutilizable...

Leer Más
feat5

Marca España: Una historia de ovejitas

La epopeya de esta ovejita no tiene nombre. Fueron dueñas de La Península Ibérica durante siglos. Cuidadas y mimadas hasta la extenuación. Protegidas con celo por Reyes y pastores pues su lana se consideraba y se considera única. Víctima de secuestros y tráfico ilegal con el proposito de conseguir suficientes ejemplares para asegurarse su reproducción. Estimada como pocas especies en Argentina y Australia. Es una institución en Nueva Zelanda donde ya la consideran una especie propia. Es la oveja merina española, un animalito que ha conquistado el mundo. La foto es de National Geographic

Leer Más

Los Olores. El Perfume y la Telefónica.

Olores, perfume y su su por la Telefonica

Nos hemos enterado de que nos comemos los olores. Aún más, hay olores que neutralizan otros olores, son olores asesinos que se llaman  hipoalérgicos. Otros son tan intensos que anestesian hasta la propia capacidad de oler, como es el caso de los gases de alcantarilla; cual es el sulfuro de hidrógeno. Duermen el olfato, lo fatigan, de tal forma que te matan sin que te des cuenta. La canela del arroz con leche, el azafrán de las paellas y el clavo que atenúa la flatulencia de las coliflores, son componentes habituales en los perfumes. Como lo es también el contenido de las glándulas de un ciervo: el almizcle. Los especialistas en perfume usan igualmente glándulas de ratas,  musarañas,  escarabajos y hasta los cocodrilos. Nos hemos enterado también que el sentido del olfato, tan despreciado incluso por grandes filósofos como Kant que lo consideraba mendaz, deja una huella en nuestro cerebro más intensa que la de los otros sentidos. De todo esto nos hemos enterado. Paciencia esta entrada (post) sobre los perfumes es sólo el aperitivo. Vendran más. Nos hemos atrevido a utilizar la carteleria original de la película El Perfume.
       El olor, tradicionalmente, ha sido despreciado por los pensadores al considerarle vinculado muy intensamente a la traza de animal que hemos sido y somos. Algunos piensan incluso que, en cuanto el hombre dejó de andar a cuatro patas y olfatear el trasero de sus semejantes para establecer de esta manera su filosofía política, las relaciones de poder y la seducción, el sentido del olfato fue perdiendo jerarquía respecto a los otros sentidos, sobre todo con el de la vista. Cuanta injusticia ante un don que, desde tiempo inmemorial, se ha mostrado extremadamente habilidoso al detectar alimentos en mal estado, lo que nos ha librado de severas intoxicaciones, parejas sexuales inadecuadas y situaciones de peligro varias. El olor de nuestra madre, por ejemplo, está grabado en el subconsciente con tanta persistencia que, probablemente, todas esas situaciones de extrema paz interior que a veces experimentamos vienen detonadas por aromas que a ella nos recuerdan.

El olor, entre muchos otros,  se relaciona con las clases sociales, la alimetación, el estado de ánimo y la raza.
       Por eso quizás, por la importancia del olor, hace ya algún tiempo la compañía Sony, entre otras, se propuso que el público fuera capaz de reconocer la marca también por las “narices”. Como al parecer la capacidad del cerebro para evocar recuerdos percibidos a través del olfato es muy superior al de los otros sentidos, se propuso utilizar en un futuro próximo, y en todos sus centros, un perfume exclusivo que ayudara a reconocer su imagen hasta con los ojos cerrados. De esta manera será posible oler el mismo ambientador en la tienda que posee en Madrid o en París, y en la que dispone en la ciudad de los Ángeles, a más de 10.000 kilómetros de distancia entre una y otra. El marketing oloroso, por lo visto, está obteniendo resultados prometedores.  

El alcantarillado produce olores tan intensos que es capaz de dormir la capacidad olfativa

      Será por eso por lo que la Gran Vía de Madrid, (una ciudad a la que amamos y odiamos a partes iguales)que es como una hermana menor, aunque bastante meritoria de otras grandes calles comerciales del mundo, está de reestreno. De la mano de un compañía catalana, se están instalando en varios de los comercios sitos en la misma, ambientadores corporativos con el propósito de que te lleves el sello de la marca pegado a tu pituitaria: Stradivarius, Telefónica, Uterqüe, etc.
     La experiencia, por lo que sabemos, es bastante agradable, habida cuenta la moderación en la intensidad de los perfumes. Nada que ver con esos chispazos que notabas en el cerebro al entrar en determinadas salas de cine o discotecas. No hay nada peor que intentar apagar un mal olor con otro ya que el resultado son dos malos olores.